El blog de Marc Bernabé

Gyakkyō Nine (Nueve en la adversidad)

Wednesday, April 29th, 2015
  • Título: 逆境ナイン –Gyakkyō Nine– (Nueve en la adversidad)
  • Autor: Kazuhiko Shimamoto
  • Editorial: Tokuma Shoten
  • Revista: Shōnen Captain
  • Años publicación: 1989-91
  • Clasificación: nekketsu, deportivo, béisbol
  • Tomos: 6

gyakkuonine1

Ya hemos hablado en este blog algunas veces sobre obras de Kazuhiko Shimamoto, concretamente Moe yo pen (Arde, plumilla) y Aoi Honoo (Llamas azules) así que sabemos que este autor se especializa en historias con una enorme carga de nekketsu (sangre caliente). El subgénero nekketsu, muchas veces, si no siempre, relacionado directamente con el spokon (sports konjō o “tenacidad deportiva”), recordemos, estuvo muy en boga en los años 70, con la publicación de numerosos mangas deportivos en los que el esfuerzo y la exageración están a la orden del día: entrenamientos asesinos, partidos épicos, lesiones, dramas, recuperaciones milagrosas, y hasta… ¡La misma muerte (en mangas como Astro Kyūdan, el epítome del spokon)!

Pues bien, Shimamoto es un digno heredero del nekketsu, que aplica en todas sus obras, como vimos en Moe yo pen y, en menor medida, en Aoi Honoo, con personajes que se desviven por lo que hacen, siempre dentro de un ambiente gráfico –creado por Shimamoto, claro– que fomenta la “epicidad” y la exageración.

Gyakkyū Nine es una de las obras de la primera etapa profesional del autor, y como tal tiene cierto carácter primitivo comparado con sus obras más recientes, sobre todo Aoi Honoo, pero no por eso desmerece, casi al contrario: el dibujo está lleno de fuerza y el ritmo de lectura es trepidante gracias a páginas con dibujos espectaculares que alientan el nekketsu (tanto, que resulta hasta paródico y cómico, sin duda la intención del autor) junto a poco pero muy intenso texto.

sa

¡A SACO!

La historia comienza cuando, en el instituto Zenryoku (todas las fuerzas), el director amenaza con suprimir el club de béisbol porque no hay dinero para mantener todos los clubs y alguno tiene que desaparecer. Y como el de béisbol no arroja resultados, pues es el elegido. Cuando Tōshi Fukutsu (“inquebrantable ansia de luchar”), el capitán del equipo, se entera, declara que su intención es impedir que el club sea suprimido y, para ello, ganarán ese año el mítico torneo del Kōshien (torneo de béisbol de institutos extremadamente prestigioso en Japón; ganarlo es la meta de un porcentaje enorme de los mangas de béisbol de instituto que existen, como bien sabéis si sois lectores habituales de este blog o conocéis, sin ir más lejos, obras como Touch). Para demostrar su determinación ante esta enorme adversidad (gyakkyō en japonés, palabra que forma parte del título junto a Nine, es decir, “nueve”, el número de jugadores en un equipo de béisbol), Fukutsu promete que derrotarán en un amistoso al instituto Hinode (salida de sol), un poderoso instituto de la zona.

A partir de ese momento empieza un brutal entrenamiento, al triple de la intensidad de lo habitual, pero… empiezan a sucederse las “adversidades”: jugadores que se lesionan, otros que no aguantan el ritmo y se van, otros que tienen exámenes, otros que se hunden moralmente porque les ha dejado la novia… Y al final Fukutsu es el único que aguanta junto al cátcher, pero… en otra desgraciada coincidencia, va y se lesiona de gravedad el brazo, indispensable para lanzar las pelotas ya que es el pítcher del equipo… Aun así, Fukutsu decide que va a presentarse al partido, aunque sea solo y con el brazo inutilizado, y que lo va a ganar… Su determinación espolea al resto del equipo, que de repente se presenta también en la cancha… ¡Y ganan el partido! Pero no por haberlo jugado, sino porque llueve mucho y los del Hinode deciden que prefieren no jugar para evitar lesiones o resfriados innecesarios ante la temporada que se avecina y prefieren dejarse ganar por incomparecencia. Aunque patética, esta cuenta como un victoria, lo que evita que el club sea suprimido y pueda iniciar el sueño de conquistar el Kōshien…

Lo mejor

  • Ritmo trepidante.
  • Muy divertido.
  • Las adversidades que Shimamoto se saca de la manga.

Lo peor

  • A veces hay demasiada intensidad y todo.

Shinryaku! Ika musume (¡Invasión! La chica calamar)

Tuesday, March 10th, 2015
  • Título: 侵略!イカ娘 –Shinryaku! Ika musume– (¡Invasión! La chica calamar)
  • Autor: Masahiro Anbe
  • Editorial: Akita Shoten
  • Revista: Shōnen Champion
  • Años publicación: 2007-?
  • Clasificación: humor, moe
  • Tomos: 19 (en curso)

ikamusume1

Confieso que me enfrenté a la lectura de este manga con un ánimo muy perezoso: sabía que este título es uno de los iconos del manga comercial enfocado al público otaku, con altas dosis de moe y tal, ideado para gustar a público básicamente masculino y ya más bien crecidito, de 30 años de edad para arriba. Vamos, el típico otaku akihabarensis. O al menos este era mi prejuicio, básicamente alimentado por ver al personaje de marras en entornos muy del gusto de este tipo de público y otras situaciones que me hacían pensar que esto es así.

No creo que mi prejuicio esté equivocado: este es un personaje que gusta mucho a este tipo de público, pero tras haber leído el primer tomo del manga tengo más claro que esta es una serie que empezó como un manga de entretenimiento puro y duro. Con temática moe, sí, pero no específicamente pensada para intentar contentar al público otaku. Ha sido el público otaku el que, probablemente a través del tiempo y de los productos paralelos creados alrededor de esta serie (anime, videojuegos, merchandising de todo tipo…), ha creado el icono basado en el personaje protagonista de este manga.

¿Y de qué va la historia? Pues básicamente cuenta las andanzas de una chica calamar (sic.) que, harta de que el ser humano ensucie su entorno, es decir, el mar, decide salir a la superficie para subyugar al ser humano, conquistar la tierra y evitar que las personas sigan contaminando. Lo que la chica calamar no sabe es que hay miles de millones de seres humanos y que ella es solo una, y que encima no tiene precisamente grandes poderes más que echar tinta por la boca y manejar sus tentáculos-mechones de pelo para golpear fuertemente o sujetar cosas.

ds

¿Qué será esto-de-geso?

La chica calamar sale a la superficie en una playa japonesa y termina, sin comerlo ni beberlo, trabajando como camarera en un chiringuito de playa: ese chiringuito fue su primer objetivo de invasión y no solo no pudo invadirlo sino que encima la obligaron a trabajar para pagar los desperfectos que causó en un muro.

El manga está organizado en pequeños capítulos autoconclusivos de tipo humorístico y la verdad es que es bastante entretenido y terminas encariñándote de él: pese a lo rarísimo del concepto, la chica calamar acaba convirtiéndose en un personaje de lo más entrañable gracias a su ingenuidad y a su manera de hablar, con el uso de la desinencia -(de)geso a final de muchas frases (no significa nada, pero es como un tic del personaje-de-geso, es como si habláramos así adrede-de-geso) y la sobreexplotación del negativo japonés acabado en –ika (konaika? ¿No vienes? Tabenaika? ¿No comes?) etcétera. Ika significa “calamar”.

Lo mejor

  • Como manga de humor y entretenimiento, lo cierto es que está muy bien.
  • El personaje de la chica calamar es gracioso.
  • La propia idea de bombero de hacer un personaje que sea una chica calamar y hacerlo funcionar en un manga ya me parece digna de mención. Olé tus narices, Masahiro Anbe.

Lo peor

  • ¿Intento de invasión por parte de un ser ingenuo, que acaba siendo adoptado por los humanos en una serie de humor? Pues no me suena demasiado coffff-Keroro-cofff, pero bueno.

Ushio to Tora (Ushio y Tora)

Friday, February 27th, 2015
  • Título: うしおととら –Ushio to Tora– (Ushio y Tora)
  • Autor: Kazuhiro Fujita
  • Editorial: Shōgakukan
  • Revista: Shōnen Sunday
  • Años publicación: 1990-96
  • Clasificación: aventuras
  • Tomos: 33+1

ushiototora1

Ushio to Tora es uno de los mangas que más años hace que figura en mi biblioteca: un compañero de la universidad me regaló la colección completa en mi primera estancia en Japón, allá en 1999-2000… Pero tras tantos años arriba y abajo, lo cierto es que estos tomos han estado casi siempre guardados en cajas, y nunca les he dado una oportunidad ni los he leído. Dentro de muy poco, cuando tenga ya mi largamente deseada “biblioteca manga” particular terminada (calculo que sobre mayo o junio de este año) esto se va a subsanar. En los preparativos preliminares, sin embargo, he localizado los tomos y he pillado el primero para leerlo.

¿Por qué he decidido a estas alturas leerlo, y no antes o después? Bueno, por qué no “antes” lo acabo de mencionar. Y por qué “ahora”, hay dos motivos. Primero, porque hace poco se anunció que en verano de este año se estrenaría un anime basado en este manga, una auténtica rareza (normalmente se hacen animes de los mangas de más éxito del momento, y es muy raro que una empresa de anime decida “resucitar” un manga antiguo que en su momento no tuvo anime – otra cosa serían los revivals o remakes, pero en estos casos generalmente sí hubo anime anterior). Segundo, porque un amigo comentó en Twitter que ahora, a raíz de este anime, empezaría a salir gente que reivindicaría Ushio to Tora y que pediría su publicación en España, pero que si gente como yo no hacía “campaña” esto no se conseguiría. Pues bien, aquí está mi granito de arena. ^_^

Ushio y Tora en acción contra los bicharracos sobrenaturales.

Ushio y Tora en acción contra los bicharracos sobrenaturales.

Ushio to Tora es el primer y probablemente mayor éxito de su autor, Kazuhiro Fujita (también autor de Karakuri Circus), y es ciertamente una historia muy noventera. Va de un chico, Ushio Aotsuki, que vive en un templo budista junto a su padre, que es el monje principal, y que le cuenta historias del santuario todo el rato en plan “abuelo batallitas”, un poco como el abuelo de Kagome en Inu-yasha. Una de las historias que le cuenta va sobre un demonio que fue sellado por un héroe gracias a una lanza mística llamada “la lanza de la bestia”. Ushio no se cree las historias de su padre, pero un día entra en el almacén del templo y descubre, por casualidad, una trampilla que aparentemente lleva a un sótano. Al abrir la puerta y entrar, descubre a un fiero monstruo que está clavado contra la pared con una lanza. Sin comerlo ni beberlo, Ushio tiene que liberar al monstruo para que le ayude con unos espíritus malvados que han aparecido al liberarse (cuando se ha abierto la trampilla) su energía maléfica. Armado con la lanza, que tiene el poder de inmovilizar al monstruo, Ushio y el bicho trabarán cierta “amistad” (al principio a regañadientes, ya más tarde de mejor rollo), hasta el punto de que Ushio bautizará al monstruo como “Tora” (tigre) debido a su apariencia.

A partir de este momento empieza una aventura con monstruos, seres sobrenaturales y muchas peripecias protagonizadas por el joven Ushio y su compañero a regañadientes Tora, que abarca 33 tomos más un extra con una “historia paralela”.

Lo mejor

  • Tiene un regusto muy noventero, con muchas aventuras y entretenimiento.
  • Si te gusta la temática sobrenatural con aventuras, disfrutarás este manga, que recuerda bastante a Inu-yasha (una obra bastante posterior, por cierto).

Lo peor

  • El dibujo, al menos en los primeros tomos, es bastante sucio en el sentido de que tiene muchas líneas marcadas. No es limpio ni conciso.
  • Yo personalmente ya soy un poco mayor para que me enganchen aventuras shōnen como esta. Me ha entretenido, pero sin más. No estoy ansioso por leer el resto, para que me entendáis.

Katsura Akira

Thursday, April 24th, 2014
  • Título: カツラアキラ –Katsura Akira–
  • Autor: Akira Toriyama (guión) / Masakazu Katsura (dibujo)
  • Editorial: Shūeisha
  • Revista: Jump SQ / Young Jump
  • Años publicación: 2008 y 2010 (publicación original) / 2014 (tomo)
  • Clasificación: aventuras, humor
  • Tomos: 1

katsuraakira1

Con la reciente publicación del tomo de Jaco the Galactic Patrolman en abril de 2014, Shūeisha decidió recuperar también las historias que Akira Toriyama y Masakazu Katsura crearon conjuntamente hace unos años y sacarlas en forma de tomo unitario, este Katsura Akira.

No hace falta decir que estamos ante un producto potencialmente brutal, debido al calibre de sus dos autores, ni más ni menos que el autor de Dragon Ball y Dr. Slump junto al autor de Video Girl Ai, I’’s o Zetman, una combinación potencialmente explosiva. Sin embargo, adelantando aquí la conclusión, el resultado es bastante regular.

Según se nos cuenta en la interesante entrevista conjunta que hay al final del tomo, Toriyama y Katsura hace muchos años que son íntimos amigos. Por otro lado, Toriyama, ya lo sabemos todos, es un poco vaguete y afirma que tiene muchas ideas en la cabeza pero pocas ganas de plasmarlas en el papel, y que si alguna vez se prestaba a crear alguna historia para que la dibujara otro, ese dibujante tenía que ser su gran amigo Katsura. Porque Katsura es capaz de cambiarle cosas y discutirle a Toriyama de tú a tú, mientras que otro autor seguramente se cohibiría y haría un “sí, bwana” en toda regla, cosa que a Toriyama aparentemente no le gusta. Le gusta que le discutan sus decisiones y que se las modifiquen si se ve que el resultado tiene que ser mejor. De hecho, en la entrevista se intuye que incluso Toriyama y Katsura llegaron a discutir bastante sobre una escena en concreto y fue Katsura el que finalmente se impuso después de que Toriyama, cansado de discutir, dijera “mira, tío, tú mismo, haz lo que te dé la gana”.

La primera colaboración entre los dos autores fue en 2008, coincidiendo con el estreno de la revista Jump SQ. El editor jefe de dicha revista intentó convencer a Toriyama para que dibujara algo para ella, pero Toriyama, con toda su pachorra, dijo que no le apetecía. Entonces el editor recordó que había leído en el algún lugar que Toriyama dijo que si alguna vez trabajaba con alguien ese tenía que ser Katsura, fue a convencer a Katsura y entonces consiguió su objetivo: nada menos que una historia guionizada e ideada por Akira Toriyama y dibujada por Masakazu Katsura.

Esta historia, publicada en 2008, fue Sachie-chan guu!! (¡Dale, Sachie!), que cuenta la historia de una chica de estilo “japo-cani” (una gyaru) que representa que es muy fuerte y a la que unos extraterrestres van a buscar (en realidad van a buscar a su padre, que es el verdadero experto, pero al final ella se les apunta) porque necesitan acabar con unos macarras galácticos que les están haciendo la vida imposible. El estilo de la obra es básicamente humorístico, y el dibujo tiene un punto “pop”, sobre todo en el diseño de Sachie, que difiere bastante del estilo que normalmente le conocemos a Katsura. Por cierto, en esta historia aparece por primera vez la figura de la “patrulla galáctica”, de la cual Jaco, el personaje posterior de Toriyama que después hemos descubierto que tiene relación con el mundo de Dragon Ball, forma también parte.

ds

Página de la historia Jiya

La segunda historia, de tres capítulos, es de 2010, se titula Jiya, y fue creada para la revista Young Jump en conmemoración de su 30º aniversario. Un miembro de la patrulla galáctica llamado Jiya llega a la Tierra para hacer unas comprobaciones, ya que los informes que le han llegado de un compañero no coinciden con los datos que originalmente se tenía del planeta. Efectivamente, algo raro está pasando, ya que los seres humanos están sufriendo los ataques de una especie de monstruo vampírico llamado Banpa y sus acólitos, unos seres a los que los humanos apodan “pulgas gigantes”. La niña rica Kaede y su fiel criado Kyūmonji tendrán también un papel esencial en esta historia con humor y situaciones curiosas pero también mucha acción.

Como he comentado antes, el resultado final como manga de esta recopilación es bastante regular, pero no deja de tener cierto entretenimiento si te gustan los guiones poco pretenciosos que Akira Toriyama realiza de un tiempo a esta parte (desde Cowa!, digamos) y el detallado dibujo de Masakazu Katsura, mucho más “suyo” en Jiya que en Sachie-chan guu!!

Como manga en sí, el resultado es flojo, pero desde luego es un tomo que ningún fan de Toriyama y/o de Katsura se querrá perder, de ahí su gran valor añadido. Tal vez lo más interesante del tomo sea la entrevista final, en la que podemos entrever el carácter de ambos maestros del manga, y las varias páginas de bocetos y diseños preliminares que lo complementan.

Lo mejor

  • Una historia conjunta de Toriyama y Katsura, eso lo dice todo.
  • La entrevista del final y los bocetos preliminares.

Lo peor

  • Podrían haber sido más ambiciosos y crear historias más elaboradas, sobre todo en el guión.
  • No me acaba de gustar el estilo “pop” que Katsura intenta en Sachie-chan guu!!
  • Algunas situaciones están metidas con calzador.

Mirai no omoide (Recuerdos del futuro)

Thursday, January 16th, 2014
  • Título: 未来の想い出 –Mirai no omoide– (Recuerdos del futuro)
  • Autor: Fujiko F Fujio
  • Editorial: Shōgakukan
  • Revista: Big Comic
  • Años publicación: 1991
  • Clasificación: viajes en el tiempo, costumbrista
  • Tomos: 1

Mirai no omoide cover

Me apetecía leer algo de Fujiko F. Fujio (1933-96), creador, entre muchos otros personajes, de Doraemon, que fuera cortito y algo diferente a las temáticas infantiles que siempre había tocado, cuando me topé con este tomo único que ciertamente sí parecía distinto. Y efectivamente no me equivoqué, porque distinto lo es bastante.

Esta es la historia de un mangaka veterano, llamado Rihito Nando, que un día descubre que ya ha dejado de ser el autor exitoso al que todas las editoriales se disputaban, ya que la única serie que está llevando en una revista en estos momentos es cortada al cabo de pocos episodios por no gozar del favor de los lectores. Un día, Nando decide ir a jugar al golf con otros dibujantes y editores con la idea de intentar convencer a algún editor para que le deje proponer alguna serie, y allí se da cuenta también de que un antiguo ayudante suyo es ahora una verdadera estrella del manga que le ha dejado atrás. Jugando al golf, sufre una especie de ataque al corazón y… ¡cuando vuelve a despertar, se encuentra con que ha retrocedido 20 años atrás en el tiempo, que vuelve a ser joven y tiene que empezar de nuevo!

Nando, pues, que olvida todo lo que vivió en los años desde su debut hasta su supuesta muerte, obtiene una segunda oportunidad y… básicamente, hace exactamente lo mismo que hizo la primera vez: trabajar duro en sus primeros años, junto a sus amigos y compañeros de profesión viviendo una vida muy modesta en un pequeñísimo y modestísimo apartamento, y conociendo el amor, y finalmente consiguiendo la fama con una serie y un personaje, Zashiki Boy, que se hacen extremadamente populares, todo esto viviendo una vida de trabajo, trabajo y más trabajo.

Mirai no omoide

El manga Zashiki Boy parece gustar a la editorial, que está dispuesta a publicarlo.

Sin embargo, una serie de decisiones se vuelven en su contra y, cuando llega el momento, se da cuenta de que ha vuelto a vivir la misma vida que la última vez, sin haber hecho nada para remediar las cosas con las que no estaba satisfecho, como por ejemplo evitar la muerte de su novia (con lo que más tarde se tendría que casar con otra mujer casi por obligación, sin que ella llegara a hacerle feliz a él) o trabajar en intentar no ser un “one hit wonder” con una sola serie exitosa, o vivir una vida de mucho trabajo y poco ocio y tiempo para hacer lo que realmente le gusta hacer a pesar de tener el dinero para hacerlo y mucho más.

La vida, entonces, le da una tercera oportunidad, y esta vez sí, se conjura para salirse con la suya… ¿Lo conseguirá?

Ciertamente, estamos ante un manga de ficción pero que me parece que tiene unas fuertes dosis de autobiografía del autor. No solo el aspecto del personaje Rihito Nando se parece muchísimo a Fujiko F Fujio, sino que encima la trayectoria (inicios modestos en un apartamento que recuerda sobremanera al Tokiwa-sō, un éxito sonado en forma de personaje que cae bien a los niños (Zashiki Boy = Doraemon), etcétera) me parecen indicativos suficientes para afirmar que estamos ante una especie de pseudoautobiografía. No sé hasta qué punto es autobiográfico, porque entendido como tal en su práctica totalidad denotaría que Fujiko F Fujio se arrepentía un poco en sus últimos años de vida de haber creado a un personaje como Doraemon, capaz de eclipsar casi toda su obra y a su propia persona (y no creo que fuera así en la realidad), o que no estaba satisfecho con su vida familiar y que se arrepentía de no haberse casado con una chica que en su juventud le robó el corazón o que (y esto sí puede perfectamente ser) habría preferido dedicar menos tiempo a trabajar y más a vivir la vida de la forma en la que le habría gustado.

En todo caso, aunque la temática del manga es un poco manida, lo cierto es que se disfruta bastante, y aún más si conoces la trayectoria del autor y te das cuenta de las similitudes entre el argumento y su propia biografía. Además, el tomo se completa con una interesante historia pseudodocumental titulada El nacimiento de Doraemon, donde el propio autor nos narra cómo surgió su personaje estrella, una de los iconos más reconocibles mundialmente del manganime japonés.

Lo mejor

  1. Los toques autobiográficos.
  2. La historia de El nacimiento de Doraemon.

Lo peor

  • La premisa del argumento está un poco vista.
  • Que esta fuera la última historia original que Fujiko F Fujio creara en su vida (en los años posteriores hasta su muerte en 1996 estuvo trabajando en Doraemon y continuaciones de otras series).