El blog de Marc Bernabé

Tensai-tachi no kyōen (Recital de genios)

Wednesday, April 16th, 2014
  • Título: 天才たちの競演 –Tensai-tachi no kyōen– (Recital de genios)
  • Autor: VV.AA.
  • Editorial: Shōgakukan
  • Revista: Big Comic
  • Años publicación: 2013-14
  • Clasificación: historias cortas
  • Tomos: 2

tensaitachi1

Tenía fichada esta recopilación de historias desde que vi la referencia en la lista de novedades manga en Japón para el mes de marzo de 2014. Por mi trabajo, cada mes procuro examinar estas listas de novedades (que referencian unos 900 nuevos tomos que salen cada mes en Japón) para ver si sale algún nuevo tomo de las series que traducimos en Daruma, para tener los datos actualizados y saber cuándo va a haber más material de las series que están en curso.

Pues bien, en la lista de marzo figuraba este Tensai-tachi no kyōen (Recital de genios), con un elenco en el primer tomo que me dejó anonadado: Urasawa, Itō, Hagio, Morohoshi… Increíble. Así que lo puse en la lista de “to buy” y esperé a mi viaje de principios de abril a Japón para hacerme con él. Y en ese momento ya había salido el tomo 2, así que también fue a la saca, por supuesto.

Estamos ante una recopilación de historias cortas creadas por verdaderos genios del manga, un elenco impresionante de artistas, que han colaborado para conmemorar el 45º aniversario de la revista Big Comic, una de las más prestigiosas del seinen manga, y la primera que fue publicada por una de las grandes editoriales, allá en 1968. Si bien no fue la primera revista para público seinen (este honor recae, si no recuerdo mal, en la revista Manga Action de la editorial Futabasha, fundada en 1967), sí fue la primera para una de las “cuatro grandes” (Shūeisha, Kōdansha, Shōgakukan y, en menor medida, Kadokawa Shoten), lo que significó un paso de gigante para la consolidación del manga para adultos en Japón.

Los libros llegan a pelo, es decir, con las historias tal cual, sin ninguna explicación ni contenido extra (habría molado alguna que otra entrevista o algo), por lo que carecemos de información acerca de qué se les pidió a los autores y cómo. Y lo cierto es que parece que no hay ningún tipo de petición concreta, ya que cada autor trabaja la temática que le da la gana, con las páginas que le da la gana (la más corta tiene 8 páginas, la más larga más de 80…) e incluso hay autores que dividen su historia en dos capítulos y otro que llega a hacer no una, sino tres pequeñas historias. También desconozco si estos dos tomos que hay disponibles en este momento van a ser todo el material que va a haber o si se va a publicar un tercer tomo… No hay ninguna información.

He leído por ahí, buscando precisamente esta información (sin resultado, lo siento) que algunos lectores japoneses dicen que estas historias no valen mucho la pena, que son de autores efectivamente grandes, pero que a muchos de ellos ya se les ha pasado el arroz, y que ya no ofrecen lo que podrían haber ofrecido en su momento. No sé, la verdad es que yo he gozado como un enano con estas lecturas, y es que no son muchas las ocasiones en las que podemos tener, codo con codo, a nombres tan brutales del manga creando historias cortas originales con un objetivo común.

Voy a hacer una breve descripción de cada historia, para que veáis qué autores y temáticas hay:

Tomo 1

  • Shōwa Traveler Bangai-hen (Viajero de Shōwa, historia paralela), de Ken’ichi Kitami. Este autor es conocidísimo en Japón por el exitoso y longevo manga Tsuri baka nisshi. Su historia es autobiográfica y relata sus inicios en el mundo del manga.
  • Kaijū ōkoku (Reino kaijū), de Naoki Urasawa. Ni que decir tiene que esta historia, que va de un friki francés que se pirra por los monstruos gigantes kaijū y viaja a Japón para ver si consigue ver uno (en un futuro alternativo en el que sí hay ataques kaijū, pero solo en Japón) es una de las que más esperaba de este tomo. No en vano, está creada por Naoki Urasawa (Monster, Master Keaton, Yawara!, 20th Century Boys...), uno de mis autores favoritos.
  • Mōten no Venus (La Venus del punto ciego), de Junji Itō. Uno de los maestros del manga de terror más destacados de la actualidad, autor de Uzumaki (Planeta), Black Paradox (ECC) o Gyo nos deleita con una inquietante historia sobre unos jóvenes obsesionados con una chica amante de lo sobrenatural.
  • Hard Ball, de Hidenori Hara. El encargado del dibujo en el manga de Densha Otoko, conocido con el título de Otaku in Love en España (Ediciones Glénat), nos cuenta la historia de un joven empleado al que hacen la vida imposible en su empresa, y al que su jefe le transfiere a las oficinas de un equipo de béisbol profesional que ha adquirido recientemente. ¿Conseguirá que acuda más público a las gradas del desangelado club?
  • Last Fight, de Jun’ichi Nōjō. Este autor es, para mí, uno de los mangaka con mejor dibujo del manga actual, lo que pasa es que es muy poco conocido fuera de Japón porque se dedica a dibujar historias sobre apuestas y juegos de mesa como el shōgi (ver la reseña de Gekka no kishi en este mismo blog) o incluso sobre billar. En esta ocasión, nos ofrece una redonda historia sobre un boxeador en sus últimos momentos de gloria.
  • Yamizuna matsuri (El festival de la soga de las tinieblas), de Daijirō Morohoshi. Este autor cuenta con muchos fans y es toda una leyenda del manga alternativo, aunque a mí nunca ha acabado de entrar, seguramente porque he seleccionado mal las historias que he probado. Dos de ellas son Yume miru kikai (de su primera época, no muy representativo que digamos de su estilo) y Saiyū Yōenden, que es quizás la más comercial que tiene. Esta historia en concreto me ha parecido absolutamente brillante y fácilmente la mejor de todo el recopilatorio (incluyo en esto el tomo 2). Habla sobre un misterioso festival sintoísta que consiste en tirar de una cuerda sin saber muy bien qué hay al otro lado, pero hay que procurar no ganar ni perder, ni tampoco tirar de la cuerda de cualquier manera, ya que el festival sirve precisamente para celebrar el equilibrio del mundo… Pero el año pasado hubo un inquietante accidente y ganaron los del otro lado… ¿Qué ocurrirá este año?
  • Fukushima Drive, de Moto Hagio. Esta autora, una de las renovadoras del manga shōjo en los años 70 y creadora de una obra absolutamente brillante como El clan Poe, entre muchas otras, nos ofrece una especie de manga experimental basado en las letras de una canción que sirve como homenaje a las víctimas del terremoto y tsunami de 2011. Realmente raro y, francamente, me ha parecido demasiado pretencioso.
ds

La historia de Naoki Urasawa está, como no podía ser de otra manera, más que bien.

Tomo 2

  • Sono go no Gegege no kakeibo (Después del libro de cuentas de Gegege), de Shigeru Mizuki. Ya sabéis que el nonagenario Mizuki es uno de mis autores más queridos, y le he dedicado infinidad de reseñas y artículos (página 1, página 2 y página 3). Aquí no se mata demasiado y, en solo 8 páginas, nos cuenta una pequeña anécdota que le ocurrió en los años 60, en una especie de seudosecuela de su historia Gegege no kakeibo.
  • Revenge Doll, de Rumiko Takahashi. Una de las mejores versiones de la Rumiko (autora, ya sabéis, de Ranma ½, Maison Ikkoku, Inu-yasha, Lamu, Rinne… todas ellas publicadas en España) es la que se dedica a las historias para público más adulto que su campo habitual. En este sentido, Maison Ikkoku me parece el mejor de sus mangas, y las historias cortas que recopila en los tomos de Rumic World y la saga de las sirenas son muy buenas. Esta está en la línea de Rumic World y la verdad es que me ha gustado mucho. Va de un mangaka al que le llega un muñeco con el que supuestamente puede maldecir a otras personas, en tres grados: leve, medio y… muerte.
  • Uta no monku ja nai keredo (No son las letras de una canción, pero…), de Yarō Abe. A este autor le conocemos en MangaLand por la reseña de su obra maestra Shin’ya Shokudō (Comedor de medianoche), una auténtica maravilla. En esta ocasión nos presenta tres historias cortas costumbristas con diferentes argumentos pero cargadísimas de sensibilidad, muy al estilo de Shin’ya Shokudō. Tres joyas que son de lo mejor de esta recopilación.
  • Kidō senshi Gundam Thunderbolt Gaiden (Historia paralela de Mobile Suit Gundam Thunderbolt), de Yasuo Ohtagaki. El autor de Moonlight Mile (Ivrea) está trabajando también en la adaptación manga de una historia del universo Gundam subtitulada Thunderbolt. Esta larga historia paralela, de dos capítulos, cuenta con un dibujo espectacular y narra las peripecias de una banda de ladrones de piezas y equipamiento que se dedica a rebuscar entre los restos de las batallas. ¡Gundams, Zakus, Goggs y demás mechas en acción!
  • Gansaku Sabu to Ichi torimono hikae (Plagio de los arrestos de Sabu e Ichi), de Fujihiko Hosono, basado en la obra original de Shōtarō Ishinomori, presumo que en forma de homenaje. Hosono, un veterano autor que en realidad no cuenta con ningún gran hit que pueda sonar mínimamente en Occidente, homenajea a Shōtarō Ishinomori, el rey del manga, creando una historia de Sabu e Ichi, conocidísimos personajes de este autor sobre los cuales ya publiqué una reseña .
  • Ōgon no rough – Might no Status (The Golden Rough – El estatus de Might), de Tsuyoshi Nakaima. Spin off del manga de golf The Golden Rough, que está bastante bien y se deja leer pero que seguramente resulta mucho más interesante si conoces y eres fan del manga en cuestión, uno de los pilares de la revista Big Comic entre 1999 y 2011.
  • Munakata kyōju series, Susanoo saigo no tatakai (Serie del profesor Munakata, La última batalla de Susanoo), de Yukinobu Hoshino. Ya sabéis, si seguís este blog desde hace tiempo, que Hoshino es un autor que también me gusta mucho y, de hecho, la reseña sobre las peripecias del profesor Munakata fue una de las primeras en este blog, concretamente la segunda, allá en diciembre de 2007 (!). Esta historia corta es una más dentro de la serie del profesor Munakata y podría perfectamente formar parte de cualquiera de sus tomos. Quiero decir, la historia es excelente y se lee de maravilla, pero no tiene nada de especial que la distinga de todas las demás de la serie.

Lo mejor

  • Variadas historias realizadas por enormes maestros del manga.
  • Las historias de Urasawa, Rumiko, Junji Itō, Nōjō y Hoshino están realmente bien.
  • La mejor para mí es la de Daijirō Morohoshi, seguida de cerca por las tres minihistorias de Yarō Abe.

Lo peor

  • Obviamente, el nivel es variado y algunas historias resultan menos interesantes que las otras.
  • Tal vez las menos interesantes sean las que son spin-off de alguna otra serie que a priori el lector no tiene por qué conocer. Todas ellas funcionan perfectamente por sí solas, claro, pero aun así es como si cojearan por no ser suficientemente originales en comparación con las otras.
  • Echo de menos algo de material extra, tipo entrevistas o algún artículo, que cuente un poco de dónde surgió la idea para estas historias y cómo fue el proceso creativo tanto desde el punto de vista de los autores como de los editores.

Yamataika

Tuesday, January 15th, 2013
  • Título: ヤマタイカ –Yamataika–
  • Autor: Yukinobu Hoshino
  • Editorial: Ushio Shuppansha
  • Revista: Comic Tom
  • Años publicación: 1986-1991
  • Clasificación: misterio, aventuras, mitología
  • Tomos: 6

yamataika1

Si seguís este blog desde hace algún tiempo, conoceréis bastante bien mis gustos respecto a manga, y sabréis también que tengo algunos autores predilectos muy concretos. Yukinobu Hoshino es uno de ellos, hasta el punto de que la reseña sobre el profesor Munakata (Munakata kyōju ikōroku, Crónicas sobre pensamientos distintos del profesor Munakata) fue la segunda que publiqué en este blog, hace ya un poco más de 5 años.

Después de terminar con Cross Game, tocó elegir con qué ponerse a continuación. Primero me puse al día con algunos mangas que leo a la par que salen tomos, como Shingeki no kyojin o Vagabond, y terminar algunos que había dejado a medias, y después llegó el momento: ¿qué serie elijo ahora? Tenía Yamataika a mano desde hacía muchísimo tiempo, pero me daba cierta pereza, sobre todo después de haber pasado un tiempo leyendo obras tan “light” como las de Mitsuru Adachi, que se leen casi sin darte cuenta y que te entretienen un montón. Hoshino, lo sé por experiencia, es un autor apasionante, pero es bastante más denso y en algunos pasajes incluso puede llegar a aburrirte.

dsa

Aventuras modernas mezcladas con historia antigua.

No lo tenía muy claro, pero bueno, empecé con Yamataika y abrí las primeras páginas: enseguida la historia me enganchó y me pulí el primer tomo ese mismo día. Me pasó lo mismo que con las historias del profesor Munakata: Hoshino me transportó a un mundo de misterios ancestrales, de teorías sobre historia antigua, yacimientos, mitología y objetos arcanos, que simplemente me enganchó.

Yamataika sigue los pasos del profesor Atarai hasta el archipiélago de Okinawa, donde se celebrará una ceremonia, el festival Yamataika, reservada solo a las mujeres sacerdotisas de la pequeña isla de Kudaka. Atarai tiene la teoría de que fue allí donde las sacerdotisas de la reina Himiko del reino de Yamatai fueron a parar después de salir del archipiélago japonés (hechos narrados en los textos ancestrales Nihon Shoki y Kojiki). El manga entonces nos presenta una historia con mucha fantasía y misticismo (no nos vamos a engañar), pero mezclada con muchísimas y fascinantes informaciones sobre aspectos históricos y mitológicos, que resultan muy educativos y didácticos siguiendo los pasos de la sacerdotisa Miwako Izawa, supuesta reencarnación de Himiko .

Lo mejor

  • Argumento interesante, con el que puedes aprender muchísimo.
  • Consigue enganchar al lector.

Lo peor

  • Un poco anticuado tal vez, sobre todo en el aspecto de dibujo (que me parece excelente, pero se nota un poco añejo).
  • Un poco denso.

Hoshi o tsugu mono (Herederos de las estrellas)

Friday, May 4th, 2012
  • Título: 星を継ぐもの –Hoshi o tsugu mono– (Herederos de las estrellas)
  • Autor: Yukinobu Hoshino (basado en una historia original de James P. Hogan)
  • Editorial: Shôgakukan
  • Revista: Big Comics Special
  • Años publicación: 2001-?
  • Clasificación: seinen, ciencia-ficción
  • Tomos: 3 (en curso)

Justo unos días antes de encontrar, por fin, Las 2001 Noches de Yukinobu Hoshino, había adquirido los dos primeros tomos de su obra más reciente, aún en curso, Hoshi o tsugu mono. La ilusión por haber encontrado la primera después de tantos años tras ella pudo más que la novedad, por lo que la historia elegida para leer en primer lugar fue, por supuesto, Las 2001 Noches. Una vez terminada, me dejó tan buen sabor de boca que quise seguir disfrutando de la ciencia-ficción de Yukinobu Hoshino y, claro está, tenía a tiro esta segunda historia, que pasé a degustar con fruición.

Hoshi o tsugu mono es una adaptación a cómic de la novela original del escritor británico de ciencia-ficción James P. Hogan (1941-2010) Inherit the stars (Herederos de las estrellas en su edición española) y sus varias secuelas, con lo que tiene un regusto a ciencia-ficción occidental muy acusado. Las 2001 Noches era una historia original de Hoshino, un autor japonés, por lo que, por mucha ciencia-ficción occidental que presumiblemente haya mamado este autor, tenía un trasfondo y una manera de ver y presentar las cosas muy japoneses. En cambio, leer Herederos de las estrellas es leer algo más parecido a Asimov, a Heinlein, a Clarke, a Herbert, a Niven o a Silverberg que otra cosa. Una historia adictiva, unos misterios oscuros, unos personajes más bien “echados para adelante”, unas premisas científicas un tanto desbocadas, etcétera. Acostumbrado al manga “japonés-japonés” –que en ningún caso está mal, al contrario–, me ha parecido muy refrescante esta bocanada de aire más occidentalizado.

El dibujo de Yukinobu Hoshino es una pasada...

Estamos en un futuro no muy lejano en el que la Humanidad ha decidido unir sus fuerzas para acometer la conquista del espacio. Durante una misión en una de las bases lunares, se encuentra en una gruta el cadáver de un hombre enfundado en un traje espacial, un modelo que nadie reconoce. La sorpresa es mayúscula cuando se descubre que el cadáver lleva más de 50.000 años en ese lugar. ¿Quién demonios es ese hombre? ¿Es en realidad humano o es un alienígena? ¿Qué hacía en la Luna cuando en la Tierra el homo sapiens estaba pasándolas canutas con las glaciaciones y ni siquiera había surgido aún ninguna civilización digna de ese nombre? Numerosas preguntas se agolpan en la mente de los protagonistas, que poco a poco van descubriendo más datos, a cuál más sorprendente, que sin duda cambiarán radicalmente todas las teorías sobre la evolución, el desarrollo del clima terrestre, el papel de la Luna como satélite, ¡incluso la extinción de los dinosaurios!

Anteayer terminé de leer el segundo tomo de esta historia y me quedé con ganas de más de lo enganchado que estaba y, redactando esta historia, me di cuenta de que el día 27 de abril de 2012, o sea, hace escasos días, había salido ya el tercer tomo en Japón. ¡No veo la hora de hacerme con él!

No he leído la serie de novelas original de Herederos de las estrellas (La serie de los gigantes), pero veo por ahí que Hoshi o tsugu mono es una adaptación bastante libre, con cambios significativos introducidos por Hoshino. A priori se podría pensar que esta será una serie de corta duración (el 3r tomo no es el último, así que podrían ser 4 en total), pero claro, según cómo se adapte la historia y si encadena los diversos libros de la serie original (veo que son 5) podría alargarse un poco más. Por lo que veo, el tomo 2 del manga ya entra en temas del libro 2 de la serie, así que podría pensarse que será 1 tomo por libro, con lo que la serie total serían 5, pero… Quién sabe.

Lo mejor

  • Gran historia, muy adictiva.
  • Abre la puerta a adaptaciones manga de otras historias de ciencia-ficción occidental.
  • Gran dibujo, como no podía esperarse otra cosa de Yukinobu Hoshino.

Lo peor

  • Algunas teorías o explicaciones están bastante cogidas por los pelos, pero bueno…
  • Un poco demasiado fantasioso para ser considerado “ciencia-ficción dura”, pero lleva argumentos bastante sólidos que lo alejan de la “ciencia-ficción blanda”. Estaría entre medio.

2001-ya monogatari (Las 2001 Noches)

Tuesday, April 24th, 2012
  • Título: 2001夜物語 –2001-ya monogatari (Las 2001 Noches)–
  • Autor: Yukinobu Hoshino
  • Editorial: Futabasha
  • Revista: Super Action
  • Años publicación: 1984-86
  • Clasificación: seinen, ciencia-ficción
  • Tomos: 3

Hace muchos años, sería a mediados de los 90, encontré en una librería barcelonesa varios manga japoneses de saldo, cuando en España prácticamente no conocíamos nada más allá de Dragon Ball. Uno de ellos era el primer tomo de Ranma ½, otro era el primer número de una serie titulada Mushimushi Korokoro que estaba guionizada por Buronson y dibujada por Tsuyoshi Adachi y el tercero era un tomo de 2001 Nights (y sí, estaba en inglés). Por supuesto, ni Ranma ni Mushimushi los podía leer, aunque es cierto que los hojeé cientos de veces antes de aprender japonés, lleno de curiosidad, así como durante mis primeros pinitos con el idioma, para practicar la lectura aunque en realidad no entendiera nada de nada. Por cierto, Ranma ½ acabé traduciéndolo para Glénat (actual EDT) y de Mushimushi Korokoro me compré todos los tomos durante mi primera estancia en Japón en 1999-2000 ^_^

Me estoy yendo por las ramas, perdón. 2001 Nights, sin embargo, al estar en inglés sí lo pude leer, y recuerdo que me gustó mucho y me picó el gusanillo: quería saber cómo continuaban las historias de esa fantástica epopeya de ciencia-ficción. Así, a lo largo de los años, de forma intermitente (o sea, cuando me acordaba de ella), fui intentando buscarla. A veces encontraba en las librerías de segunda mano algún tomo suelto, otras veces encontraba la serie pero a precio muy caro, y en las librerías de libros nuevos en las que, después de preguntar, resulta que sí lo tenían, me encontraba con una edición increíble en 2 tomos a tamaño casi DIN-A 3 que costaba la friolera de unos 5000 yenes por tomo (unos 45 euros al cambio actual). Ni por precio ni practicidad (llevar unos tomos tan grandes y caros a España puede salir por un ojo de la cara, o restarte muchísimo y valiosísimo espacio y peso en las maletas) me decidí a comprarlos nunca. Y, por fin, en mi último viaje, como 15 años después de conocer la serie, pude encontrar los tres tomos de la edición original a un precio decente.

Yukinobu Hoshino, además, es un autor que me disfruto mucho (ver: Munakata Kyōju Ikōroku y La leyenda de los gigantes), así que esperaba bastante de Las 2001 noches, y más después de lo que tuve que esperar para finalmente poder leerla. Pues bien, me lo he pasado genial con esta obra, una de las mejores de la ciencia-ficción japonesa en manga, un estilo de ciencia-ficción “hard” que recuerda a las obras de Arthur C. Clarke (clarísima referencia en el título a la celebérrima 2001, una odisea del espacio), es decir, ciencia-ficción seria, bien documentada, creíble y que presenta la carrera espacial y el espacio en general dando una sensación que mezcla el respeto, el miedo y el asombro, sin grandes filigranas ni aventuras imposibles. El hombre contra los elementos, contra el frío vacío del espacio, dependiente de la tecnología (naves espaciales, trajes herméticos, radios, radares…) para sobrevivir. El “hijo” más conocido de Las 2001 noches, para que me entendáis, es la magnífica Planetes de Makoto Yukimura (que por cierto tenemos disponible de forma oficial en España en manga –por Panini– y en anime –por Selecta Visión–).

Impecable realización gráfica y argumental.

Las 2001 Noches es un compendio de historias cortas que narran distintos episodios de la conquista del espacio por el hombre, empezando por un preludio y unos primeros pasos que podrían situarse pocos años después del inicio de la serialización de este manga (es decir, finales de los años 80), con una historia llena de tensión que narra, de forma bastante velada, un encuentro en una estación espacial similar a la Mir entre, lo vemos en la última viñeta, dos personas vestidas con traje a las que vemos de espaldas, contemplando el planeta azul. Traduzco la conversación que cierra el capítulo:

  • Qué bonito planeta… Este es el único astro en medio de la oscuridad del espacio que refulge con el brillo de la vida.
  • Hablemos, entonces… Sobre lo que ocurre en la superficie de la Tierra. Sobre lo que tenemos que resolver antes de que el ser humano protagonice su gran salto al espacio, señor Secretario General…
  • Por supuesto, señor Presidente…

Poco después, la historia deriva hacia el descubrimiento de un décimo planeta en el Sistema Solar, un planeta al que llaman Lucifer que, se descubre después, está compuesto de antimateria. En los siguientes capítulos, veremos al hombre intentando dominar la antimateria hasta finalmente conseguirlo: ello permite conseguir una fuente de energía prácticamente inagotable que permitirá proveer al planeta entero durante eones, y que además abre las puertas a desarrollar la tecnología que hará posible viajar en el espacio a velocidades muy superiores a la de la luz. Así, poco a poco, y a lo largo de varios siglos (en el manga se narran episodios que abarcan unos 400 años), el ser humano va extendiendo su radio de acción, descubriendo nuevos mundos y nuevos retos, y… Bueno, tal vez será mejor que me quede aquí y no siga a riesgo de destripar la historia si alguno de vosotros la consigue en inglés (editada por Viz a mediados de los 90, aunque desconozco si de forma completa) o si alguna vez se edita en español.

Solo añadir que, según veo por ahí, existe un OVA de 1987 y en 2009 se produjeron 2 más, así que si tenéis curiosidad y podéis conseguir las versiones animadas, posiblemente ronden por ahí.

Lo mejor

  • Ciencia-ficción dura, bien realizada y documentada.
  • Un estilo gráfico impecable, de lo mejorcito que hay.

Lo peor

  • Que no se haya editado en España a pesar de que es cortita, está muy bien dibujada y tiene una calidad general impecable (todas ellas condiciones indispensables para que una obra pueda funcionar aquí). La única pega que tiene es que seguramente puede ser percibida como “antigua”. Tiene casi 30 años, por supuesto, pero nadie lo diría ya que ha envejecido muy bien.

Kyojin-tachi no densetsu (La leyenda de los gigantes)

Friday, September 4th, 2009
  • Título: 巨人たちの伝説 –Kyojin-tachi no densetsu– (La leyenda de los gigantes)
  • Autor: Yukinobu Hoshino
  • Editorial: Shūeisha
  • Revista: Shōnen Jump
  • Años publicación: 1977
  • Clasificación: shōnen, ciencia-ficción
  • Tomos: 1


Antes que nada, gracias mil por los comentarios que estáis poniendo en el anterior post, el del Concurso, porque me están siendo muy útiles y pronto iréis viendo cambios en este blog porque algunas sugerencias me parecen muy buenas. De momento, y hasta que se cierre el concurso el día 15, sabed que los que todavía no hayáis participado podéis hacerlo sin ningún tipo de problema. Yo sigo con los posts y esta vez me he decidido a poner este, y se lo dedico a ale/pepino, que ahora mismo está en plan ci-fi setentero. ¡Espero que te guste, ale!

Hace más de un año y medio, cuando empecé con este blog, reseñé la obra Munakata kyōju ikōroku, una obra sobre un profesor de folklore que va desentrañando misterios del antiguo Japón. Este manga, obra de Yukinobu Hoshino, sigue publicándose hoy en día (lleva 11 tomos, lo que la convierte en la obra más larga de este autor de longeva carrera) y, por supuesto, personalmente sigo leyendo, a medida que salen, los tomos de este impresionante manga que ganó un prestigioso premio Media Arts Festival en 2008.

Si la serie de Munakata es lo más nuevo de Hoshino, esta vez quise indagar en los inicios de este gran autor esencialmente famoso por su obra de ciencia-ficción 2001 sen’ya monogatari (Las dos mil y una noches) –una obra que tendré que releer y reseñar un día de estos–. El manga elegido ha sido esta Kyojin-tachi no densetsu (La leyenda de los gigantes), serializada en la Shōnen Jump en el año 1977, tan solo dos años después de su debut como mangaka.

Este manga es curioso en el sentido de que tiene dos partes muy diferenciadas, pero vinculadas entre sí y ambas relacionadas con períodos glaciares. La primera parte se enmarca en el contexto de la 4ª glaciación, hace 60.000 años, y nos narra la historia de una estirpe de gigantes con poderes mentales –los Titanes–que habitaban en una zona muy concreta de la Tierra donde la gravedad era menor. Ante la amenaza del intenso frío, que podía acabar en breve con toda la avanzada civilización titán, los gigantes deciden construir una especie de pirámides en puntos estratégicos de todo el mundo para realizar un plan increíble que consiste en unir sus mentes y, con la ayuda de las pirámides, que magnifican el efecto, “robar” un gran pedazo del Sol para trasladarlo al espacio entre Júpiter y Marte, creando así un quinto planeta ardiente que se convertirá en un segundo sol que iluminará y calentará de nuevo la Tierra. El plan parece funcionar al principio, pero pronto las cosas se tuercen y el nuevo planeta estalla (lo que origina el actual cinturón de asteroides, se entiende). Los titanes, pues, son diezmados.

Ciencia-ficción clásica de la buena. ¡Este dibujo no parece para nada setentero! Hoshino estuvo realmente adelantado a su tiempo.

La historia se traslada entonces al año 1981, cuando una quinta glaciación amenaza a la Humanidad entera. Es entonces cuando a unos científicos se les ocurre enviar una misión tripulada a Júpiter para montar un tinglado (que también implica pirámides y tal) con el que hacer explotar el enorme planeta para convertirlo en un pequeño sol que ilumine y dé calor a la Tierra. Empieza entonces una saga de ciencia-ficción a lo 2001, odisea del espacio, en la que las cosas empiezan bien en el Prometeus (la nave que va a Júpiter) pero luego se tuercen cosa mala.

La leyenda de los gigantes es una historia de ciencia-ficción clásica, muy de su tiempo, que empieza de forma más bien titubeante, pero que tiene una última parte que va in crescendo y que me enganchó muchísimo. No es ninguna maravilla del manga moderno, y Hoshino aún tenía mucho que pulir en el campo del dibujo para llegar al nivel que alcanzó en los 80 y que sigue teniendo ahora. Aun así, el manga tiene un dibujo que aguanta muy bien el paso del tiempo, al contrario que la mayoría de las demás obras de manga de finales de los años 70, que ahora parecen de lo más anticuadas.

El argumento la verdad es que está bastante cogido por los pelos, es extremadamente fantasioso (¿hacer estallar Júpiter para conseguir un segundo sol?), y también contiene ingredientes típicos de la Guerra Fría (rusos y americanos en plan chungo), por lo que en este aspecto sí es un manga anticuado, como una de esas novelitas “pulp” de ciencia-ficción. También sorprende la premisa de que la Humanidad esté ante la amenaza de una glaciación, algo que a absolutamente nadie se le ocurriría en la actualidad, donde se habla siempre del calentamiento global y la amenaza que representa.

Bueno, un manga interesante, sin más, y bastante curioso para observar la trayectoria de un gran mangaka (que internacionalmente es bastante desconocido) como Yukinobu Hoshino, por el cual rompo una lanza. Alguien debería publicar de una vez Las dos mil y una noches en España, que además es una serie cortita de cuatro tomos. ¿No os parece?

Switch to our mobile site