El blog de Marc Bernabé

Kiseijū (Bestia parasitaria)

Tuesday, August 19th, 2014
  • Título: 寄生獣 –Kiseijū– (Bestia parasitaria)
  • Autor: Hitoshi Iwaaki
  • Editorial: Kōdansha
  • Revista: Afternoon
  • Años publicación: 1988-95
  • Clasificación: sobrenatural, aventuras, horror
  • Tomos: 8 (edición kanzenban)

kiseiju1

El manga Kiseijū es uno de los favoritos de los japoneses de mi generación y hace tiempo me leí el primer tomo, creado por Hitoshi Iwaaki, que más tarde presentaría Historie, que reseñé hace ya seis años en este mismo blog. La obra me gustó, pero al no tener acceso en ese momento al resto de ella tuve que dejarla ahí. Hace poco me entraron muchas ganas de leerla de nuevo y, esta vez sí, de hacerlo de forma completa. En un primer momento no supe muy bien por qué tuve tantas ganas repentinas de leerla como es debido, pero al poco caí en que seguramente es una cuestión de mi subconsciente: como en los últimos días había leído que han anunciado un anime que se empezará a emitir en octubre de este año, y también una película de imagen real que se estrenará a finales de noviembre, seguramente el dato se había quedado en mi mente hasta finalmente lanzarme señales de “léela de una vez”.

Escribo esta reseña cuando apenas he leído dos tomos y medio de los 8 de los que consta la edición kanzenban de la obra, pero creo que si fuera a escribirla habiendo leído un poco más apenas variaría mucho, así que allá va.

La premisa de la historia es que un día, sin que sepamos muy bien por qué ni cómo, una especie de esporas del tamaño de una pelota de tenis caen en muchos rincones de la Tierra. Al cabo de pocas viñetas, vemos cómo las esporas se abren y de su interior aparecen unos bichos que parecen gusanos de pico afilado, que se introducen en las cabezas de las víctimas humanas para parasitarlas. Estos parásitos se hacen con el control del cuerpo de sus huéspedes sustituyendo su cabeza, que se convierte a su vez en una especie de arma, ya que es capaz de desmontarse y cambiar de forma (por ejemplo, adoptando formas afiladas, como de espada o punzón –Ojo, este manga es anterior a Terminator 2–).

Sin embargo, el caso de Shin’ichi, nuestro protagonista, es especial: por pura casualidad, se da cuenta de que el parásito intenta penetrar en su cabeza a través de su oído o su nariz y reacciona intentando detener la trayectoria del bicho con la mano… Con la consecuencia de que el parásito termina alojándose en su brazo y fijándose y asimilándose con él de forma irreversible.

ds

Shin’ichi y su “inseparable” Miggy, en una escena cotidiana.

Pronto descubrimos que estos parásitos tienen voluntad propia y una capacidad enorme de aprendizaje. El brazo de Shin’ichi, que al estar bajo el control del parásito puede adoptar todo tipo de formas y “generar ojos” o “bocas”, por ejemplo, actúa por su cuenta, estudiando libros y haciendo todo tipo de cosas con o sin permiso de Shin’ichi. El pobre protagonista, resignado, acaba rindiéndose a la evidencia y aceptando la presencia de ese ser que se aloja en su brazo, al que llama “Miggy” (migi significa “derecha” en japonés, y es que el bicho ha poseído su brazo derecho). Así, en vez de una relación de parásito-huésped, la relación en el caso de Shin’ichi y Miggy pasa a ser de simbiosis, ya que Miggy no podría vivir sin Shin’ichi y Shin’ichi no puede deshacerse de Miggy.

Sin embargo, por otro lado el resto de los parásitos que sí han conseguido su objetivo de controlar a las personas actúan asesinando horriblemente a otras personas… Y como los bichos estos se detectan entre sí a distancia, Shin’ichi correrá peligro más de una vez al llamar la atención de estos sanguinarios seres, lo que dará pie a emocionantes luchas y situaciones extremas de todo tipo.

Lo mejor

  • La premisa es original y está muy bien llevada.
  • El cariño que se le coge a Miggy.
  • El horror subyacente en el manga está muy bien llevado, y al combinarse con escenas más del día a día, incluso hasta de humor, nos proporciona un manga la mar de entretenido.
  • Las situaciones de enfrentamiento, así como el espectáculo que supone ver a los parasitados “desmontando” sus cabezas para disponerse a atacar, están muy bien llevadas.

Lo peor

  • El dibujo no es precisamente el fuerte de Hitoshi Iwaaki, pero esto nunca ha sido un impedimento en el mundo del manga japonés, donde se valora más un guión bien llevado e interesante que el dibujo que lo acompaña. No hay más que ver, sin ir más lejos, el reciente caso del increíble fenómeno de Ataque a los titanes.

Inuyashiki

Tuesday, June 10th, 2014
  • Título: いぬやしき –Inuyashiki–
  • Autor: Hiroya Oku
  • Editorial: Kōdansha
  • Revista: Evening
  • Años publicación: 2014 – en curso
  • Clasificación: acción, ci-fi
  • Tomos: 1 (en curso)

inuyashiki1

Recuerdo claramente cuando, en el año 2001, viviendo en Yokohama, descubrí en una librería los 5 tomos de Gantz que habían salido hasta ese momento. Esas portadas de brillante color rojo, con pequeñas ilustraciones en blanco y negro, me llamaron poderosamente la atención y, evidentemente, me faltó tiempo para adquirir el manga y ALUCINAR con ese argumento enfermizo y ese dibujo extraordinario.

13 años más tarde, y una vez finalizado Gantz con 37 tomos en total, Hiroya Oku vuelve a sorprenderme. Sin ni siquiera darme cuenta de que este manga que reseño ahora es también suyo, ya su portada me llamó poderosamente la atención (por motivos obvios, creo). Evidentemente, cuando, viéndola más de cerca, vi de quién era obra, supe que tenía que ser mía.

Inuyashiki es una historia sorprendente en varios aspectos. Primero, porque empieza como un manga muy del día a día, casi costumbrista, por lo que la lectura de las primeras páginas pueden llevarnos a un mundo similar al descrito en Maeteru no kimochi. Me explico: la historia nos presenta a una familia, apellidada Inuyashiki, de cuatro integrantes. Un padre de 58 años pero que parece mucho más viejo (de hecho, Oku pone pequeñas líneas cinéticas al lado de su cabeza para indicar que tiene cierto tembleque), una madre que tiene toda la pinta de una “maruja” japonesa, una chica adolescente muy guapita y un niño de unos 12-13 años.

Las primeras escenas nos muestran a los Inuyashiki en plena mudanza: por fin, después de años y años de ahorro y sacrificio, el padre ha conseguido adquirir una casa unifamiliar. A pesar de sus esfuerzos, nadie valora al padre y en vez de alegrarse por tener una casa nueva, lo único que hacen los demás es criticar que sea tan pequeña, que tenga poca luz, etcétera. Podemos imaginar, pues, cómo se siente este muy envejecido salaryman japonés: totalmente ignorado y anulado por su familia, hasta el punto de que finalmente encuentra el cariño y el solaz en la figura de un perrito que decide adoptar de la perrera.

ds

Momento Oku: ¿Qué coj…?

Su pequeño momento de alegría dura poco, pues recibe una carta del hospital que le conmina a volver a hacerse unas pruebas de salud. Las pruebas arrojan el devastador mensaje de que el padre Inuyashiki está gravemente enfermo de cáncer, que tiene metástasis por todas partes, y que le quedan apenas tres meses de vida.

Sin que su familia le dé pie a que les cuente la tragedia, porque tienen sus propias “preocupaciones” y pasan totalmente de él, Inuyashiki decide ir a dar un paseo con el perro. Llega a un parque y entonces es cuando este manga deja de ser Maetel no kimochi para entrar de lleno en un mundo más cercano al de Gantz. De repente cae un objeto pesadísimo del cielo en medio de un gran estruendo, que aplasta a Inuyashiki y a un chico que había cerca. Acto seguido, leemos una conversación en la que no podemos ver quiénes hablan pero que dicen algo como que nadie debe notar que han tenido ese accidente y que hay que recomponer los daños, aunque sea solo superficialmente porque no hay tiempo para recomponer lo estropeado a la perfección.

A la mañana siguiente, Inuyashiki se despierta en el parque. Se siente extrañamente bien, mucho mejor que antes. Poco a poco, va descubriendo que su cuerpo es una especie de máquina desmontable con unas prestaciones tecnológicas y bélicas brutales… ¿Qué es lo que le ha pasado a Inuyashiki? ¿Quiénes son los seres que lo mataron accidentalmente y luego lo reconstruyeron en forma de ciborg? ¿Cómo va a evolucionar la historia a partir de ahora? Bienvenidos al loco mundo de Hiroya Oku… ¡De nuevo!

Lo mejor

  • Si te gusta Gantz, disfrutarás con Inuyashiki.
  • Argumento alocado, dibujo excelente.
  • Me encanta cómo Oku “retrata” a la población japonesa actual, especialmente a los adolescentes, con una desgana y una pachorra brutal.
  • Los guiños a Gantz: hacia el final del tomo 1 aparece la habitación de un personaje con las paredes llenas de pósters de Gantz, y entre él y su visitante se ponen a hablar de la serie, haciéndose eco, con gran ironía y sentido del humor, de las críticas que corren por los foros de internet que lo definen como “un manga de mierda”.

Lo peor

  • Con un solo tomo en el mercado me parece precipitado sacarle pegas a este manga. Yo de momento no le encuentro ninguna más que como Oku utiliza con tanta profusión el ordenador para diseñar los fondos de sus mangas, el estilo de dibujo a veces resulta un poco frío. Pero no me parece tan gran inconveniente.

Pact

Tuesday, April 29th, 2014
  • Título: Pact
  • Autor: Shinnosuke Kuji
  • Editorial: Kōdansha
  • Revista: Young Magazine
  • Años publicación: 2014-?
  • Clasificación: thriller, ciencia-ficción
  • Tomos: 1 (en curso)

pact1

Cada vez que voy a Japón por trabajo o por placer (o una combinación de las dos cosas), obviamente me paso por alguna que otra librería para ver qué es lo que se está cociendo en el mundillo del manga, y entre todo lo que veo compro siempre dos, tres, o los tomos que haga falta de tomos nuevos de series que acaban de empezar que me llamen la atención. En esta ocasión, dos fueron las series que más me intrigaron al ver sus tomos puestos en las estanterías, hasta el punto de hacerme con un ejemplar del tomo 1 de cada una de ellas (el único que de momento hay disponible, por otro lado).

La primera es esta Pact, que me llamó la atención por la temática, que según los textos promocionales de la librería y la editorial, parecía de artificieros (desactivadores de bombas). Como a veces no sabes muy bien lo que te puedes encontrar en el manga, y desde luego la temática parecía interesante y original, no dudé en hacerme con ella.

Efectivamente, esta es una historia de artificieros, pero va mucho más allá que eso: estamos en el futuro próximo (año 20XX) y la historia comienza con un artificiero americano que fracasa en su intento de desactivar lo que parece una enorme bomba. A continuación, imágenes de destrucción de ciudades americanas (con la sempiterna estatua de la Libertad hecha trizas). Poco después, la acción se desplaza a Japón, donde se nos pone en situación: una organización terrorista misteriosa, basada en la Antártida, ha colocado numerosas bombas termonucleares por todo el mundo, en lugares estratégicos, capaces de causar terremotos y tsunamis con la capacidad de arrasar naciones enteras, que es justo lo que han hecho con los Estados Unidos. Los terroristas, camuflados detrás de unas máscaras que representa que son calaveras de conejo, anuncian que el próximo país en ser arrasado será Japón…

das

Los artificieros japoneses caen como moscas intentando desactivar una de las gigantescas bombas.

Así, en Japón, un equipo de artificieros se prepara para desactivar las tres bombas termonucleares situadas en el océano Pacífico que, cuando exploten dentro de 10 días, destruirán el país entero. Para ello cuentan con la jovencísima genio Machiko Machida, una niña incapaz de hacer nada si no es al lado de Nagito “Nagi” Aranagi, un joven también artificiero que hace las veces de niñera de la infantil artificiera. Rápidamente, el grupo se pone en marcha para desactivar la primera bomba… Que resulta ser una especie de trampa en la que todos salvo Nagi (incluida Machiko) mueren irremediablemente. Con el afán de vengar a Machiko, Nagi se pondrá en marcha para intentar desactivar la amenaza, contando con la ayuda de un código informático que dejó póstumamente la joven genio artificiera… ¿Conseguirá desactivar las restantes dos bombas que amenazan a Japón? ¿Quiénes forman la misteriosa organización terrorista? ¿Por qué quieren arrasar el mundo? ¿Qué son exactamente?

Lo mejor

  • Una historia trepidante y con una premisa muy interesante.
  • Interesantes giros y sorpresas ya desde el primer tomo. ¿Quién imaginaría por ejemplo, al empezar a leer, que Machiko moriría a las primeras de cambio?
  • El misterio que supone no saber quiénes son los terroristas, qué es lo que quieren exactamente y cómo demonios han sido capaces de fabricar bombas tan enormes y situarlas en puntos tan diversos del mundo.

Lo peor

  • No se me ocurre ningún punto que destacar negativamente, la verdad. El dibujo no es ninguna gran maravilla, pero es superior a la media del manga japonés, así que ninguna queja al respecto.

Katsura Akira

Thursday, April 24th, 2014
  • Título: カツラアキラ –Katsura Akira–
  • Autor: Akira Toriyama (guión) / Masakazu Katsura (dibujo)
  • Editorial: Shūeisha
  • Revista: Jump SQ / Young Jump
  • Años publicación: 2008 y 2010 (publicación original) / 2014 (tomo)
  • Clasificación: aventuras, humor
  • Tomos: 1

katsuraakira1

Con la reciente publicación del tomo de Jaco the Galactic Patrolman en abril de 2014, Shūeisha decidió recuperar también las historias que Akira Toriyama y Masakazu Katsura crearon conjuntamente hace unos años y sacarlas en forma de tomo unitario, este Katsura Akira.

No hace falta decir que estamos ante un producto potencialmente brutal, debido al calibre de sus dos autores, ni más ni menos que el autor de Dragon Ball y Dr. Slump junto al autor de Video Girl Ai, I’’s o Zetman, una combinación potencialmente explosiva. Sin embargo, adelantando aquí la conclusión, el resultado es bastante regular.

Según se nos cuenta en la interesante entrevista conjunta que hay al final del tomo, Toriyama y Katsura hace muchos años que son íntimos amigos. Por otro lado, Toriyama, ya lo sabemos todos, es un poco vaguete y afirma que tiene muchas ideas en la cabeza pero pocas ganas de plasmarlas en el papel, y que si alguna vez se prestaba a crear alguna historia para que la dibujara otro, ese dibujante tenía que ser su gran amigo Katsura. Porque Katsura es capaz de cambiarle cosas y discutirle a Toriyama de tú a tú, mientras que otro autor seguramente se cohibiría y haría un “sí, bwana” en toda regla, cosa que a Toriyama aparentemente no le gusta. Le gusta que le discutan sus decisiones y que se las modifiquen si se ve que el resultado tiene que ser mejor. De hecho, en la entrevista se intuye que incluso Toriyama y Katsura llegaron a discutir bastante sobre una escena en concreto y fue Katsura el que finalmente se impuso después de que Toriyama, cansado de discutir, dijera “mira, tío, tú mismo, haz lo que te dé la gana”.

La primera colaboración entre los dos autores fue en 2008, coincidiendo con el estreno de la revista Jump SQ. El editor jefe de dicha revista intentó convencer a Toriyama para que dibujara algo para ella, pero Toriyama, con toda su pachorra, dijo que no le apetecía. Entonces el editor recordó que había leído en el algún lugar que Toriyama dijo que si alguna vez trabajaba con alguien ese tenía que ser Katsura, fue a convencer a Katsura y entonces consiguió su objetivo: nada menos que una historia guionizada e ideada por Akira Toriyama y dibujada por Masakazu Katsura.

Esta historia, publicada en 2008, fue Sachie-chan guu!! (¡Dale, Sachie!), que cuenta la historia de una chica de estilo “japo-cani” (una gyaru) que representa que es muy fuerte y a la que unos extraterrestres van a buscar (en realidad van a buscar a su padre, que es el verdadero experto, pero al final ella se les apunta) porque necesitan acabar con unos macarras galácticos que les están haciendo la vida imposible. El estilo de la obra es básicamente humorístico, y el dibujo tiene un punto “pop”, sobre todo en el diseño de Sachie, que difiere bastante del estilo que normalmente le conocemos a Katsura. Por cierto, en esta historia aparece por primera vez la figura de la “patrulla galáctica”, de la cual Jaco, el personaje posterior de Toriyama que después hemos descubierto que tiene relación con el mundo de Dragon Ball, forma también parte.

ds

Página de la historia Jiya

La segunda historia, de tres capítulos, es de 2010, se titula Jiya, y fue creada para la revista Young Jump en conmemoración de su 30º aniversario. Un miembro de la patrulla galáctica llamado Jiya llega a la Tierra para hacer unas comprobaciones, ya que los informes que le han llegado de un compañero no coinciden con los datos que originalmente se tenía del planeta. Efectivamente, algo raro está pasando, ya que los seres humanos están sufriendo los ataques de una especie de monstruo vampírico llamado Banpa y sus acólitos, unos seres a los que los humanos apodan “pulgas gigantes”. La niña rica Kaede y su fiel criado Kyūmonji tendrán también un papel esencial en esta historia con humor y situaciones curiosas pero también mucha acción.

Como he comentado antes, el resultado final como manga de esta recopilación es bastante regular, pero no deja de tener cierto entretenimiento si te gustan los guiones poco pretenciosos que Akira Toriyama realiza de un tiempo a esta parte (desde Cowa!, digamos) y el detallado dibujo de Masakazu Katsura, mucho más “suyo” en Jiya que en Sachie-chan guu!!

Como manga en sí, el resultado es flojo, pero desde luego es un tomo que ningún fan de Toriyama y/o de Katsura se querrá perder, de ahí su gran valor añadido. Tal vez lo más interesante del tomo sea la entrevista final, en la que podemos entrever el carácter de ambos maestros del manga, y las varias páginas de bocetos y diseños preliminares que lo complementan.

Lo mejor

  • Una historia conjunta de Toriyama y Katsura, eso lo dice todo.
  • La entrevista del final y los bocetos preliminares.

Lo peor

  • Podrían haber sido más ambiciosos y crear historias más elaboradas, sobre todo en el guión.
  • No me acaba de gustar el estilo “pop” que Katsura intenta en Sachie-chan guu!!
  • Algunas situaciones están metidas con calzador.

Colored (De color)

Tuesday, February 18th, 2014
  • Título: からぁ怒 –Colored– (De color)
  • Autor: Kazuo Koike (guión) / Seisaku Kanō (dibujo)
  • Editorial: Studio Ship
  • Revista: Gekiga Gendai
  • Años publicación: 1973-74
  • Clasificación: samuráis
  • Tomos: 1

colored1

Kazuo Koike es uno de los guionistas más prolíficos del manga, concretamente en su versión para adultos seinen o, como se solía denominar en los años 60, 70 y hasta 80, gekiga. A Koike le debemos auténticas maravillas del gekiga como El lobo solitario y su cachorro, Asa el ejecutor, Hanzo – El camino del asesino, Crying Freeman o Lady Snowblood (cito estas porque todas ellas están publicadas en España) pero su producción total es realmente inmensa.

Me apetecía leer un poco más de este guionista tan sobrio, especializado en historias de samuráis y de yakuza, y también ver cómo se manejaba con dibujantes que no fueran Gōsuke Kojima (dibujante de El lobo solitario, Asa y Hanzo, entre muchas otras), Ryōichi Ikegami (Crying Freeman) o Kazuo Kamimura (Lady Snowblood), por lo que escogí una obra creada en tándem con Seisaku Kanō, otro de los dibujantes con los que Koike ha trabajado extensamente: así es como he acabado decantándome por Colored ((Persona) de color), cuyo título en japonés es Colored, tal cual, pero no escrito de la forma como se debería escribir, en katakana カラード (karaado), sino usando hiragana para la parte からぁ karaa y el kanji 怒 (do, rabia, ira) para el final do, expresando la idea de que el manga va de alguien “de color” (es decir, negro) y que contiene un fuerte componente de “rabia”.

Colored de Kazuo Koike

La japonesa, aterrada al ver a King (que solo quiere ayudarla), prefiere suicidarse.

Colored es una historia curiosa: ambientado en el año 1783, cuenta las aventuras de un par de náufragos, un japonés y un africano, que consiguen escapar del barco de transporte de esclavos en el que iban cuando este se hunde y llegan a las orillas de Japón. Allí, bajo la dirección de Jōji, el ex esclavo japonés, ambos tendrán que intentar sobrevivir de alguna manera en el Japón feudal. Lo primero que hacen es asaltar a un par de samuráis errantes y quitarles la ropa y el equipo para hacerse pasar por ellos. Pero claro, aunque uno de ellos sí es japonés y conoce bien las costumbres de Japón y puede pasar desapercibido, el otro es… ¡Un negro! En una época en la que ningún japonés había visto una persona de esta raza.

A partir de esta premisa, nuestros personajes, Jōji y King, tienen varias aventuras amenizadas con mucha acción y la particularidad de contar con un personaje totalmente ajeno al lugar y la época que encima no tiene ni idea de las costumbres ni el idioma del país en el que se encuentra.

PD 1: Corto y pego este comentario interesantísimo en Facebook de Jonathan López-Vera, responsable del genial blog Historia Japonesa.com:
“Hay un caso parecido documentado, bastante anterior, de 1581, muy curioso: cuando llegó a Japón el jesuita Alesandro Valignano, que fue el jefe de la misión jesuita en Asia durante una temporada, en su séquito había un esclavo negro, de alguna de las bases portuguesas en África, Mozámbique, supongo. Que se sepa, es el primer africano en pisar Japón, con lo que la gente nunca había visto a alguien negro, y se corrió la voz por todos sitios, hasta llegar al que entonces era el máximo dirigente de Japón (aunque el país aún no estaba completamente unificado), Oda Nobunaga, que tenía bastante buen rollo con los jesuitas. Oda quiso que Valignano le fuese a ver para hablar de unos temas y, de paso, insistió en que llevase consigo a ese hombre de color negro del que había oido hablar. Al llegar a la capital, hubo hasta un tumulto popular, con curiosos que querían ver al africano y acabaron tirando abajo la puerta de la casa donde se hospedaban y hubo hasta algunos heridos. Cuando llegaron a la cita, Oda mandó que al pobre hombre lo frotasen con un montón de aceites, cremas, ungüentos y todo lo que tenían a mano, porque no se creía que fuese de ese color, pensaba que lo habían pintado con algo. Al final no tuvo más remedio que creerse que realmente ese era su color. Valignano entonces, como gesto de buena voluntad, se lo regaló. Así, como el que regala una corbata. El caso es que Oda lo tuvo entre su séquito, le pusieron de nombre Yasuke y, en teoría, como vasallo directo de un jefe samurai, él pasó también a ser un samurai. Se sabe que estuvo con él hasta que Oda murió un año más tarde, en una emboscada a traición, incluso estuvo luchando a su lado en esa última batalla, pero acabó huyendo y refugiándose de nuevo con los jesuitas. Y ahí, me temo, se pierde la pista.”

PD2: Al parecer, este título fue publicado en inglés con el título de Color of Rage.

Lo mejor

  • Esperaba poco de esta obra, pero la verdad es que se me ha hecho entretenida. Los varios capítulos son fáciles de leer y resulta muy amena.
  • El dibujo de Kanō es “100% gekiga”, muy en el estilo del gran maestro del género Gōsuke Kojima.

Lo peor

  • La premisa está muy cogida por los pelos, y no se nos cuenta nada del pasado de los personajes: ¿qué hacía un japonés en un barco de esclavos? ¿Por qué traba una amistad tan fuerte con King? ¿Cuál es su objetivo exactamente?
  • El final también es bastante decepcionante, ya que queda muy abierto y no se sabe muy bien qué ocurre.