El blog de Marc Bernabé

Museo del pueblo natal de Gōshō Aoyama

Tuesday, October 6th, 2009
  • Nombre del museo: 青山剛昌ふるさと館 –Aoyama Gōshō Furusato-kan– Museo del pueblo natal de Gōshō Aoyama
  • Dirección: 1414 Yurashuku, Hokuei-chō, Tōhaku-gun, Tottori (Google Maps)
  • Cómo ir: A unos 18 minutos a pie de la estación Yura de JR (línea San’in Honsen). Por el camino encontraremos varias estatuas de Detective Conan y atravesaremos el “Gran Puente Conan”.
  • Precio: 700 yenes (adultos), 500 yenes (estudiantes) o 300 yenes (niños)
  • Horario: De 9.30 a 17.30 (17.00 de noviembre a marzo). Según la web japonesa, nunca cierran; según la web inglesa, cierran los martes no festivos y del 31 de diciembre al 2 de enero (WTF!?).
  • Web (en japonés): http://www.gamf.jp/ (en inglés): http://www.gamf.jp/english/
El museo desde fuera (las fotos del museo son "birladas" porque cuando yo fui no existía)

El museo desde fuera (las fotos del museo son "birladas" porque cuando yo fui no existía)

Por petición popular (una persona ^_^, ¡Raúl, va por ti!), me decido a escribir sobre el museo dedicado a Gōshō Aoyama en su pueblo natal de Daiei. Pero voy a hacer un poco de trampa y primero voy a pegar simplemente un artículo que redacté en el año 2004, justo después de mi visita a la zona, y que se publicó en uno de los tomos de Detective Conan editados por Planeta deAgostini.

————————————————————————————

Daiei es un pueblo rural japonés situado en la prefectura de Tottori, lejos de cualquier ciudad importante, que limita al norte con el mar de Japón y tiene un censo de 9.300 habitantes. Este pueblo alardea de ser el productor de las mejores sandías de todo Japón, que son valoradas en todo el país por su sabroso sabor, aparte de otros productos rurales como, sake, algas, una especie de patatas alargadas llamadas “ñame de China”, etc.

Aparte de las sandías, sin embargo, Daiei tiene un hijo pródigo del que se siente más que orgulloso: Gōshō Aoyama, el autor del manga que tienes en las manos. Desde que naciera el 21 de junio de 1963, hasta los 18 años de edad, cuando se marchó a Tokio a estudiar a la universidad, el pueblo de Daiei fue el escenario de los sueños del joven Yoshimasa Aoyama (su nombre real), que ya desde la infancia soñaba en convertirse algún día en un famoso mangaka.

Estatuas y carteles de los personajes de Detective Conan en Daiei (actual Hokuei)

Estatuas y carteles de los personajes de Detective Conan en Daiei (actual Hokuei)

Con motivo de la reconstrucción del puente principal, reinaugurado el 23 de noviembre de 1999, Daiei decidió homenajear a su hijo pródigo dedicándoselo: ahora se llama Conan Ōhashi (Gran Puente Conan). El puente está decorado con cinco pequeñas pero muy simpáticas estatuas de Conan Edogawa, el personaje estrella del dibujante, que decoran ambos extremos del mismo y los faroles. Además, cuatro placas con dibujos a relieve decoran los laterales del puente: en dos de ellas aparece Conan jugando al fútbol y, en las otras dos, el joven detective corre un maratón junto a una sandía y a un ñame. Esta última es destacable porque en ella se encuentran todos los símbolos de Daiei: el maratón, que se corre todos los años en julio, las sandías, los ñames y, por supuesto, Conan.

Varias de las estatuas que decoran el puente

Varias de las estatuas que decoran el puente

Pero no todo acaba aquí, porque el rural y tranquilo pueblo de Daiei, sin duda con vistas a atraer más turistas, ha dispuesto varios homenajes a Conan por todo el pequeño centro del pueblo. Por ejemplo, tenemos una Conan Ōdōri (Gran Calle de Conan), que tiene la particularidad, aparte del nombre, de que las tapas del alcantarillado están adornadas con el mismo dibujo de Conan corriendo con la sandía y el ñame, y de que cada unos cuantos metros hay un cartel con el nombre de la calle y una ilustración del avispado detective.

Otras estatuas dispuestas por el pueblo son las dos que hay de Shinichi Kudō, una ante la biblioteca, en la que está en una pose de espera, mirando su reloj (¿esperando a Ran?), y la otra cerca del puente, donde está junto a una puerta abierta. Además, hay también dos estatuas más del pequeño Conan Edogawa, una cerca de la estación de tren y la otra en un parque junto al mar.

Detallitos...
Detallitos…

Para los más curiosos, en el Centro de aprendizaje de cultura e historia de Daiei se ha preparado una pequeña exposición permanente sobre Gōshō Aoyama. En ella se pueden admirar pósteres, acetatos y dibujos originales de las obras de Aoyama, entre otros objetos. Lo más curioso sin embargo es la parte dedicada al propio autor, con fotos e ilustraciones suyas de cuando iba a la escuela, e incluso un manga que dibujó cuando todavía iba a primaria. Es una oportunidad ideal para comprobar la trayectoria de un artista desde sus mismísimos orígenes.

Por último, y ya para los más fetichistas, muy cerca del puente se sitúa la Conan Shop, un pequeño establecimiento donde se vende todo tipo de merchandising de la serie: en ella podemos encontrar desde los tomos del manga hasta camisetas, toallas, pegatinas, etc. Los coleccionistas querrán hacerse con cualquiera de los productos originales que sólo se venden en esta tienda en concreto, como cajas de galletas con la efigie del pequeño detective.

En definitiva, darse un paseo por Daiei puede convertirse en una divertida búsqueda “detectivesca” de rastros de Conan. Aunque no merece la pena desplazarse expresamente, puede ser una buena parada de un par de horas en un recorrido por el Japón más “profundo”. ¿Te apuntas?

La antigua "Conan Shop" (foto de 2004)

La antigua "Conan Shop" (foto de 2004)

————————————————————————————

¿Y bien? ¿Qué tal el artículo? Bien, ¿verdad? Pasé por Daiei con unos amigos en 2004 en ruta hacia el santuario sintoísta de Izumo y la ciudad de Matsue, y como no sé cómo se me había quedado grabado en la mente (sí, mi mente es un poco extraña: me quedo siempre con cachos de información que no sé de dónde saco, pero en contrapartida me olvido de cosas como los argumentos de películas, libros y tal…) que había “algo de Gōshō Aoyama” en un pueblo llamado Daiei, sugerí a mis compañeros de ruta que paráramos allí… Más tarde, por cierto, les convencí para parar también en Sakai-Minato, donde visitamos la Shigeru Mizuki Road; fue todo en el mismo día, mis colegas creo que me odiaron aquel día por frikazo integral. XD.

Las cosas, por lo que veo ahora, han cambiado mucho en Daiei en estos cinco años. Para empezar, el pueblo ya no se llama Daiei. Ahora se hace llamar Hokuei, después de la fusión de los núcleos de población de Daiei y Hōjō en octubre de 2005. Seguidamente, por lo que veo parece que hay más estatuas de Conan y sus compañeros por el pueblo, porque ahora, investigando por internet, he visto fotos de algunas que no recuerdo haber visto en su momento.

La mesa de trabajo de Aoyama

La mesa de trabajo de Aoyama

Pero lo más destacado es que el espacio dedicado a Aoyama en el Centro de aprendizaje de cultura e historia de Daiei y la tiendecita (muy-muy cutre, prácticamente un garaje) que describía en su artículo han sido sustituidos por un pedazo de museo dedicado a Gōshō Aoyama y a su obra cumbre, Detective Conan. El museo, que en japonés se llama Aoyama Gōshō Furusato-kan (algo así como “Museo en el pueblo natal de Gōshō Aoyama”), en inglés recibe el nombre de Gōshō Aoyama Manga Factory. Pos fale.

Por lo que veo en la web oficial (por cierto, tiene sección en inglés, pero muy rudimentaria y ¡¡¡con información contradictoria respecto a la parte japonesa!!!) estamos ante un museo más que decente: está la sala dedicada a la vida y milagros de Aoyama; otra sala dedicada a Detective Conan (con una reproducción de la mesa de trabajo de Aoyama, páginas originales del manga, fotogramas y acetatos del anime, algunas estatuas, muestras de las ediciones internacionales del manga, etcétera); otra dedicada a los “inventillos” que se saca de la manga, como la pajarita que sirve para alterar la voz, o el balón de fútbol, así como a muestras del amplio merchandising dedicado a Conan… Y también detalles como un tablón de anuncios para los fans, ordenadores que lanzan preguntas para “resolver el misterio”, un teatrillo de marionetas, un carillón… Y, por supuesto, la tienda oficial donde comprar todo tipo de merchandising exclusivo. Vamos, un museo realmente interesante.

La sala del museo dedicada a Detective Conan

La sala del museo dedicada a Detective Conan

Hokuei está un poco donde el Buda perdió la sandalia, ahí perdido en la costa del mar de Japón, lejos de toda ciudad mínimamente importante. Aun así, se puede llegar en tren (unas 3.30 horas desde Osaka, casi 4 desde Kioto). Sin embargo, por practicidad (no pasan muchos trenes al día) recomiendo hacer lo mismo que hice yo: coger un coche de alquiler entre unos cuantos y hacer una ruta por la zona que podría incluir por ejemplo los baños termales de Kinosaki, el bello paisaje de Ama-no-hashidate, la famosa duna desértica de Tottori, la propia Hokuei, Sakai-Minato (con visita a la Shigeru Mizuki Road y al museo de Mizuki), la entrañable ciudad de Matsue y el milenario santuario sintoísta de Izumo. Así se combinaría bastante bien lo que sería el turismo por una de las partes más rurales de Japón (con zonas preciosas y muy poco visitadas por el extranjero) con un friki-tour de tomo y lomo. ¿Te apuntas?

Bonus track: en el Japón rural, a veces te encuentras con perlas como esta: el cartel de una peluquería. ¡Brutal!

Bonus track: en el Japón rural, a veces te encuentras con perlas como esta: el cartel de una peluquería. ¡Brutal!

Switch to our mobile site