El blog de Marc Bernabé

Version

Wednesday, August 4th, 2010
  • Título: VERSION
  • Autor: Hisashi Sakaguchi
  • Editorial: Ushio Shuppansha
  • Revista: Comic Tom
  • Años publicación: 1991-92
  • Clasificación: ciencia-ficción, seinen
  • Tomos: 3

version1

De nuevo “doblo” (que no rompo del todo) un poco las normas de este blog reseñando una obra que sí fue en su momento licenciada y publicada en España. Al igual que hice con la maravillosa Regreso al mar de Satoshi Kon, este es un intento por rescatar del olvido una obra maestra del manga publicada en los albores de la edición de cómic japonés en España.

Efectivamente, Version, titulada aquí “Version.1”, empezó a ser publicada por Glénat en 1996, que sacó ocho finos comic-books de 24 páginas que luego recopiló en un tomo publicado en 1997 (podéis ver en Listado Manga las portadas y fechas: comic-books / tomo).

Lo que muchos no saben es que Version fue publicada de forma incompleta en España, y es que todavía faltan 2 tomos japoneses que restan inéditos. Es decir, en España se publicaron solo 250 páginas de las 765 que tiene la obra.

Version es una obra de Hisashi Sakaguchi, el aclamado autor de la maravillosa y recomendadísima Ikkyu (que tenemos disponible en castellano y catalán de la mano de Glénat) y de otras obras que he comentado aquí como la obra maestra Ishi no Hana (Partisan) y la más que nada anecdótica Illumination no yoru 23:59 hatsu (Noche iluminada, salida a las 23.59). Un autor impresionante cuyo nombre, sin embargo, nunca estuvo a la altura de los grandes pesos pesados del manga, a pesar de que, vista su carrera, pudo haberlo estado si no hubiese empezado relativamente tarde en esto del manga (durante sus primeros años como profesional trabajó como animador en Mushi Productions, la empresa de Osamu Tezuka) ni hubiese fallecido en 1995 a la prematura edad de 49 años.

Version es una historia un tanto enrevesada que, en mi opinión, bebe directamente de las fuentes de Akira tanto en temática y desarrollo “tecno-esotérico” como en estilo de dibujo. Nos cuenta una historia en la que unos científicos desarrollan un biochip que se las apaña para absorber información a marchas forzadas e ir creciendo hasta el punto de desarrollar un cuerpo y una identidad propia. El profesor Higure, temiendo que el biochip, que recibe el nombre de “Gaso” (elemento con consciencia de sí mismo), podría ser utilizado con fines malvados y que además resulta peligroso debido a una especie de veneno que suelta (la “materia azul”), se evade con él.

Años más tarde, la hija de Higure, Eiko, entra en contacto con el detective privado Happō y juntos buscarán al profesor, que deja el mensaje “Version” (entendido aquí como una palabra que indica “evolución”, en una especie de japglish pseudoinformático un poco raro) aquí y allá dando a entender que sigue vivo. Así empieza una aventura en la que Eiko y Happō tendrán que buscar al Gaso y enfrentarse a la malvada organización Religio encabezada por el feo de Echo, que anhela atrapar al Gaso –que elige adoptar la forma de una especie de sirena– para convertirlo en una especie de dios y erigirse él en una especie de Profeta. Pero Echo no contaba con la intervención de otra gran fuerza cósmica, el Jiga (propio yo), una especie de consciencia colectiva de toda la Humanidad que, en forma de programa informático parásito que se apodera de Echo, se erige como antagonista del Gaso. Así, el Gaso pasa a simbolizar el amor por el planeta Tierra, la ecología y lo demás, mientras que el Jiga, representado en el manga como una especie de bloques transparentes, representa la codicia humana (bueno, al menos esta es mi interpretación, ya que todo resulta un poco lioso).

version2

El gordo de Echo consigue atrapar al Gaso (esa especie de sirena monstruosa) e intenta controlarle.

Esta es una obra realmente interesante, aunque como ya he insinuado llega un punto en el que la narración se vuelve muy enrevesada y cuando aparecen los bloques, el mundo onírico creado por el Jiga y toda una serie de párrafos liosos con terminología pseudoinformática y filosófica es muy fácil perderse. Un poco como ocurre con Akira, no sé si me explico.

El tema informático está muy presente en la obra. Por un lado, en el obvio diseño de las portadas y algunas ilustraciones interiores, realizadas en un 3D realmente primitivo, de hecho posiblemente esta fue de las primeras obras manga, si no la primera, donde se usó la informática como parte del proceso. Pensemos que es un manga hecho en 1991-92 y que las herramientas informáticas de aquel entonces eran muy limitadas. Visto desde esta perspectiva, el esfuerzo realizado por Sakaguchi es muy encomiable aunque ahora parezca burdo, tosco, y pixelado a más no poder. También es la gracia del manga, digo yo.

Por otro lado, totas las parrafadas con terminología informática de principios de los 90 resultan casi pueriles hoy en día (el propio uso de la palabra “version” –indicando la versión 1.0 , 2.0, 3.2 o lo que sea de los programas informáticos– resulta muy gracioso por la connotación “evolutiva” que Sakaguchi le da). Y también es muy gracioso que aparezca una especie de versión primitiva de Internet en una época en la que la mayoría de los mortales no habíamos ni siquiera oído hablar de la posibilidad de conectar ordenadores en red, y mucho menos de forma global.

Por cierto, el título español de “Version.1” probablemente venga dado porque los capítulos, un total de 4, vienen marcados de esta manera: Version.1, Version.2, Version.3 y Version.4. En el tomo 1, por cierto, vienen los capítulos Version.1 y Version.2. Alguien se debería de confundir al principio y así quedó el título español del manga.

En definitiva, para mí es una obra muy recomendable, aunque peca de andarse demasiado por las ramas y llega un punto en el que la narración se lía de mala manera.

Lo mejor

  • El dibujo de Hisashi Sakaguchi es impresionante. De lo mejor de la escuela ochentera japonesa liderada por Katsuhiro Otomo.
  • Algunas escenas de lo más imaginativas y oníricas.
  • El uso de terminología informática y de tecnología supuestamente de “última generación” que ahora parece de juguete.
  • El personaje del detective Happō me parece muy gracioso en su caracterización como detective privado de las pelis clásicas a lo Philip Marlowe pero totalmente desastroso.

Lo peor

  • Sakaguchi se lió bastante en un momento dado. La obra tiene partes complicadas de comprender, lo que hace que, de haber podido ser una obra maestra, Version haya acabado siendo una obra más. Buena, sí, pero no excelente.
  • Que en España solo pudiéramos disfrutar de un tomo de los tres que tiene.

Illumination no yoru 23:59 hatsu (Noche iluminada, salida a las 23.59)

Friday, November 28th, 2008
  • Título: 電飾の夜23:59発 –Illumination no yoru 23:59 hatsu– (Noche iluminada, salida a las 23.59)
  • Autor: Hisashi Sakaguchi
  • Editorial: Tôkyô Sanseisha
  • Revista: Varias
  • Años publicación: 1983
  • Clasificación: seinen
  • Tomos: 1

Después de quedarme anonadado con Ikkyû e Ishi no Hana (Partisan), me entró la curiosidad por conocer mejor la obra de Hisashi Sakaguchi y decidí agenciarme más obras de su lamentablemente corta producción (tenéis más detalles en el post sobre Ishi no Hana – Partisan). Así, hace poco pude conseguir Version (que todavía no he empezado a leer, aunque es relativamente conocida en España por haber sido publicada parcialmente a finales de los 90 por Glénat) y este tomo único de Illumination no yoru 23:59 hatsu.
Como decía en el post de Partisan, Sakaguchi no se liaba mucho con obras muy largas (las únicas largas son Ikkyû (4 tomos), Partisan (6 tomos) y Version (3 tomos)), así que hasta cierto punto se especializó en historias cortas, muchas de las cuales se recopilaron en forma de tomo. Actualmente, la mayoría de ellas están disponibles en la colección de 5 tomos Sakaguchi Hisashi Tanpen-shû. Pero cuidado, porque esta colección fue publicada por Chikuma Shûhan-sha, una editorial que quebró en diciembre de 2007, con lo que estos tomos cada vez serán más complicados de conseguir, hasta que finalmente se agoten.
Tenía mucha curiosidad por ver cómo se desenvolvía el maestro Sakaguchi en la narrativa corta, así que, ni corto ni perezoso, conseguí este tomo editado en 1983 por la pequeña editorial Tôkyô Sanseisha. Al haber sido publicado en 1983, lógicamente todas las historias fueron dibujadas antes de esta fecha y por lo tanto se enmarcan en la etapa más primeriza del Hisashi Sakaguchi mangaka. Así, aunque algunas de las historias ya tienen el dibujo depurado del Sakaguchi más maduro, otras tienen un dibujo más tosco, propio de un dibujante primerizo.

En cuanto a las historias en sí, la verdad es que tienen un nivel bastante variable, aunque todas ellas, sin embargo, tienen contenidos bastante “filosóficos” o directamente raros, típicos del autor. El tomo recopila un total de siete historias cortas de longitud variable. Por ejemplo, la historia que abre el libro y que le da título, Illumination no yoru 23:59 hatsu, ocupa 74 páginas, mientras que la segunda, Symphonyyy, es de solo 4 páginas. Realizaré una reseña corta de cada historia:

La inquietante momia de la historia que da título al libro
  • Illumination no yoru 23:59 hatsu. Historia que abre el libro y le da título. Muy inquietante y bien llevada. Nos cuenta la historia de un chico obsesionado con la tesis de graduación de la carrera, que acaba cayendo en una peligrosa paranoia tras encontrar en una playa una especie de momia de extraña forma.
  • Symphonyyy. Con solo cuatro páginas sin texto, nos presenta una especie de baile de marionetas.
  • Kanon. En el año 301 de la era espacial, a los criminales se les da dos opciones: pudrirse en la cárcel o ceder su cerebro para que, sin perder su conciencia, su carácter ni sus recuerdos, sea colocado en cuerpos robóticos que serán enviados a las colonias espaciales para realizar tareas de vigilancia y dirección de los peones (máquinas simples gobernadas por cerebros sin conciencia arrancados de bebés con el consentimiento de sus padres).
  • Shinka (Evolución). Otra historia de ciencia-ficción que nos narra la exploración de un planeta inquietantemente parecido a la Tierra… Pero que guarda desagradables sorpresas.
  • Natsuyasumi (Vacaciones de verano). Experimento lisérgico que, con escenas fantásticas y dibujo distorsionado, cuenta el viaje en autobús de una niña al término de sus vacaciones de verano.
  • Rokugatsu no ame (Lluvia de junio). Otra extraña historia con la lluvia como protagonista. Muy poética.
  • Ruten (Cambio constante). Otra historia de ciencia ficción, muy corta (4 páginas), muda y también muy poética.

El tomo se completa con un interesante cuestionario al autor, una completa lista de su obra como mangaka hasta 1983, una especie de entrevista, un errático epílogo escrito por el propio Sakaguchi y otro epílogo escrito por un amigo suyo. Unos complementos muy interesantes para conocer más de cerca este enigmático y malogrado autor.

Ishi no Hana (Partisan)

Monday, July 21st, 2008
  • Título: 石の花 –Ishi no Hana– (Flores de piedra) Partisanos
  • Autor: Hisashi Sakaguchi
  • Editorial: Ushio Shuppansha
  • Revista: Comic Tom
  • Años publicación: 1983-86
  • Clasificación: seinen, bélico
  • Tomos: 6


Una de las traducciones más complicadas que he hecho jamás… No, vuelvo a empezar. La traducción más complicada que he hecho jamás fue la de la obra Ikkyû, de Hisashi Sakaguchi. Fue un verdadero tour de force traducir esa obra, que narra la vida del carismático y excéntrico monje budista Sôjun Ikkyû allá por los siglos XIV y XV. Primero, por las temáticas que trata: budismo zen, filosofía, historia, política, teatro nô, etc, lo que requiere un nivel de documentación monstruoso. Segundo, por las extensas y abundantes notas a pie de página del propio autor, repletas de nombres propios con kanji complicadísimos y sin su correspondiente lectura al lado (toca buscarlos todos, uno por uno) y de conceptos antiguos. También, por la evidente dificultad de tener que trasladar al idioma de llegada una serie de matices, idiosincrasias de modo de hablar, etc. y de darle al texto una pátina de “lenguaje antiguo” que case bien con la temática de la obra y su contexto.
En fin, fue un trabajazo monumental que me hizo sudar mucho (además, me tocó durante el verano del año pasado, así que sudé por partida doble ^_^), pero del que estoy más que orgulloso. Sobre todo después de compararlo con la versión antigua, cuyos dos primeros tomos tenían una traducción que, siendo finos, diremos que “deficiente es poco”. La traducción española fue realizada del francés y por lo tanto no es culpa del traductor español, sino del francés, que no captó nada bien los matices de las frases, entendió la mayoría de elas mal (a veces, directamente al revés), y se comió un montón de conceptos y la mayoría de las notas a pie de página de Sakaguchi. Afortunadamente, la editorial francesa seguramente se dio cuenta del desaguisado y contrató a un traductor mejor para los dos últimos tomos. En estos tomos 3 y 4, la traducción era mucho mejor y, ahora sí, no se comía casi ninguna nota. En fin, os reto a comparar las versiones nueva y antigua de Ikkyû y encontrar no las diferencias, sino las similitudes.
Como siempre, me voy por las ramas. Ikkyû me pareció una obra maravillosa y la disfruté muchísimo. Primero, porque ya de por sí me encantan los retos y “tú ponme algo difícil, que yo sacaré lo mejor que llevo dentro”. Segundo, porque la historia en general me gusta mucho, y por supuesto la japonesa también. Tercero, porque el hecho de tener que traducirla me obligó a documentarme muchísimo y a explorar cada referencia y cada nombre mucho más allá de lo que se menciona en el manga, con el consecuente hecho de que pude comprender y asimilar la historia a gran profundidad. Porque no nos engañemos: Ikkyû es una obra muy densa que ofrece mucha información muy complicada de asimilar si viene toda de golpe y es nueva, y además está plagada de nombrecitos japoneses a cuál más complicado. Por eso entiendo que haya gente que no disfrute de Ikkyû a pesar de que, como manga (¡como obra literaria!) es una maravilla.
Con el manga que reseño esta vez pasa tres cuartos de lo mismo. Ishi no Hana (Flores de piedra) nos narra la historia entera de la II Guerra Mundial en la antigua Yugoslavia, desde el principio hasta el final. Muchos personajes pululan por sus páginas, aunque el eje central se sitúa sobre Krilo y Fee, dos adolescentes que viven la guerra de forma trágica y a través de cuyas experiencias se nos narra la crueldad de las hostilidades en la Yugoslavia de los primeros años 40. Se trata de una obra con mucho texto, muchos nombres y datos y bastante densa. Tengo que decir que no es tan densa como Ikkyû (para empezar, en Ishi no Hanaapenas hay notas a pie de página), pero aun así se hace difícil de digerir. Como lector ocasional y tras hacer una lectura simple (sin desviarme a ampliar la información por otros lados), tengo que decir que a veces se me ha hecho difícil de seguir y que en ocasiones me he perdido.

Dibujo sublime e historia densa y con mucho contenido

Aun así, el manga es francamente muy bueno. Por un lado, tenemos el tremendo dibujo de Sakaguchi, maravilloso. No tan maduro como el de Ikkyû, ya que Ishi no Hana fue dibujada diez años antes que la historia del monje zen, pero aun así sobresaliente. El argumento, tremendo. Sakaguchi nos cuenta en los seis tomos del manga toda la historia de la II Guerra Mundial en la antigua Yugoslavia, desde la invasión alemana en abril de 1941 hasta la liberación del país en 1945. En sus páginas, nos cuenta las vicisitudes de la guerra en todas sus vertientes. Por un lado, los rifirrafes entre serbios, croatas, bosnios, eslovenos, etc. que fragmentaban el país (luego comento más), por otro, la organización de la resistencia en dos grupos -que se llevaban a matar-: los chetniks y los partisanos. También nos cuenta la tragedia de los campos de concentración donde se encerraba a judíos, gitanos y demás “razas sucias” y se les obligaba a hacer trabajos forzados o directamente se les mataba, aplicando la llamada “solución final”. En fin, un manga muy duro y sobrecogedor.
Francamente, antes de leer esta obra poco conocía de la historia de Yugoslavia, y he acabado con la sensación de haber aprendido mucho. Lo más sorprendente es que este manga, publicado entre 1983 y 1986, casi podría haber estado ambientado a principios de los años 90, ya que las situaciones de malos rollos y puñaladas en la espalda entre las etnias que conformaban la antigua Yugoslavia (serbios, croatas, bosnios, etc.) se podrían haber aplicado perfectamente a la situación de la Guerra de los Balcanes. Es sorprendente que Sakaguchi hubiese podido captar tan bien esta particularidad, y más siendo japonés. Los japoneses sienten su país como “un único todo” y la noción de una “nación de naciones” en la que conviven diferentes etnias y culturas les cuesta muchísimo de captar. Para un japonés, el hecho de que en España haya regiones donde, además del español, se hablen otros idiomas y se tengan culturas distintas es algo que no es fácil digerir. Por eso mismo, no puedo dejar de quitarme el sombrero ante la agudeza de Sakaguchi al hacer un retrato tan fidedigno de una época, la de la II Guerra Mundial, en un país cuyo destino era el de acabar fragmentado 50 años después. El hecho de que Sakaguchi recibiera una condecoración del antiguo gobierno yugoslavo por esta obra demuestra, por si algunos lo dudaban, de la veracidad y la rigurosidad de lo que nos cuenta en sus páginas.
El título de la obra, Ishi no Hana, significa literalmente “Flores de piedra”, y hace referencia a las bellísimas formas y florituras de las estalagtitas y estalagmitas de las cuevas de Postojna, un motivo subyacente en la obra desde el principio. Su título alternativo, por el que es más conocida internacionalmente, es Partisan (Partisano), el nombre de las tropas de la resistencia que, al mando del general Tito, consiguieron liberar el país de las tropas nazis casi sin ayuda internacional. Krilo, uno de los protagonistas más destacados de la obra, acaba formando parte de los partisanos y por lo tanto se nos muestra las dificultades y tormentos que sufrieron estos guerrilleros hasta conseguir liberar su país.
Hisashi Sakaguchi nos dejó en el año 1995, muy poco después de haber finalizado Ikkyû y con solo 49 años de edad. En sus primeros años de carrera, se formó a las órdenes de Osamu Tezuka y dedicó sus esfuerzos sobre todo al anime. Como empleado de Mushi Productions, la empresa de animación de Tezuka, trabajó en las series de TV de Astroboy, El rey de la jungla, etc. hasta que en un momento dado volcó sus fuerzas en el manga. Sobre todo hizo historias cortas, de modo que las únicas largas que tiene son esta Ishi no Hana (la más extensa, de 6 tomos), Ikkyû (4 tomos de 300 páginas) y Version (3 tomos). Ikkyû está íntegramente publicada en España, mientras que Version fue publicada parcialmente por Glénat en los 90. Ishi no Hana, ¡ay!, permanece inédita. Por un lado, deseo fervientemente que la licencien, ya que es una maravilla. Por el otro, temo que lo hagan y que me encarguen la traducción a mí: tanto nombrecito yugoslavo en katakana tiene que ser mortal de traducir, y el esfuerzo en documentación requerido tiene que ser brutal para hacer un buen trabajo… Pero oye… ¡Como he dicho antes, me encantan los retos, así que trae, trae! ^_^
Un último apunte: la versión de Ishi no Hana que he leído es la original, publicada en 6 tomos por Ushio Shuppansha en los años 80, pero al parecer, por lo que veo, en 1988, Sakaguchi decidió sacar una versión “remasterizada” en la que retocó bastante el dibujo y que se recopiló en 5 tomos. Esta edición retocada es la que actualmente se encuentra en las librerías japonesas. Concretamente lo más sencillo de encontrar sería la versión de bolsillo en 2 gruesos tomos de la editorial Kôbunsha. Tengo curiosidad por ver qué retoques hizo Sakaguchi, a ver si algún día tengo la oportunidad de comprobarlo.

Switch to our mobile site