El blog de Marc Bernabé

Kanojo o mamoru 51 no hōhō (51 maneras de proteger a tu novia)

  • Título: 彼女を守る51の方法 –Kanojo o mamoru 51 no hōhō– (51 maneras de proteger a tu novia)
  • Autor: Usamaru Furuya
  • Editorial: Shinchōsha
  • Revista: Comic Bunch
  • Años publicación: 2006-07
  • Clasificación: seinen, desastres
  • Tomos: 5

La licencia de este manga para España fue anunciada hace ya tres o cuatro años por Dolmen Editorial, que finalmente nunca se decidió a publicarlo y de hecho acabó por desestimarlo oficialmente, así que me he decidido por fin a leerlo y a reseñarlo. No en vano, se trata de una obra de uno de mis autores fetiche, Usamaru Furuya, del cual he reseñado ya un montón de obras en este blog (página 1 / página 2).

Como sabéis, Furuya me encanta por su gran imaginación, por su enorme versatilidad gráfica y sus curiosos argumentos, así que pillé este manga con muchísimas ganas. Sin embargo, aunque no puedo decir que me haya decepcionado, porque no es así ni mucho menos (de hecho, lo he devorado), sí que me ha dejado bastante perplejo. ¿La razón? Bueno, esta es una historia bastante “normal” dentro de lo que es la obra de Furuya, en el sentido de que no salen argumentos “raros” ni tampoco delirios visuales en forma de viñetas extrañas. De hecho, si no fuera porque el estilo de dibujo y el diseño de los personajes es indiscutiblemente de este autor, podríamos estar ante un manga creado por cualquier otro dibujante.

Esto no significa que la obra sea mala, ni mucho menos (a mí me ha gustado, y mucho), sino que, dentro de la obra de Furuya, no es ni de lejos lo más representativo. Si hubiese llegado a publicarse en España, mucha gente que conoce a Furuya por mi blog se habría quedado un poco perpleja, en plan: “¿y este es el autor que dice el Bernabé ese que es tan bueno? Porque tampoco es para tirar tantos cohetes”.

En un argumento que recuerda sobremanera al anime Tokyo Magnitude 8.0 (obra dos años posterior a este manga que reseñamos, por cierto), tanto en temática como localizaciones (¡ambas empiezan en Odaiba!) la historia nos cuenta las peripecias de Jin Mishima y Nanako (Roruko) Okano antes, durante y después de un brutal terremoto de magnitud 8 con epicentro en la ciudad de Tokio.

Jin es el típico chico “perfecto”: apuesto, de buen carácter, buen estudiante, voluntarioso… Que se encuentra en Odaiba porque aspira a entrar a trabajar en una cadena de televisión. Por su parte, Nanako es una gothic lolita que está en el mismo lugar para asistir al concierto de despedida de su grupo musical favorito, y que ahora se hace llamar Roruko. Jin y Nanako habían estudiado juntos en secundaria, y de repente se encuentran en Odaiba. Tras unos sucesos, Jin y Nanako conversan (no de forma precisamente amigable) y de repente, cuando se encuentran sobre un puente, viven el terrible terremoto y salen milagrosamente con vida.

Jin y Nanako en Odaiba, frente a la réplica de la Estatua de la Libertad, ahora torcida.

A partir de aquí, la historia pasa a ser de supervivencia, con Jin y Nanako intentando sobrevivir ante los múltiples peligros que se encuentran, socorriendo a damnificados y tratando de volver a su casa –atravesando el afectado y peligroso puente Rainbow Bridge– mientras la zona de Odaiba, ganada en el pasado al mar, aparentemente se va hundiendo en las aguas. Poco a poco, Jin y Nanako van superando obstáculos mientras se dan cuenta de la magnitud de la tragedia y del tremendo golpe que ha sufrido la ciudad de Tokio. Hay muertos y heridos por doquier, el terreno está inestable, muchos edificios han sido destruidos, y se han declarado incendios por todas partes.

Esta es una obra mucho más cruda y realista que Tokyo Magnitude 8.0 –en la que todo el mundo parece muy calmado y con muchas ganas de ayudar a los demás–, y encontramos situaciones realmente duras: robos, violaciones, actos violentos y vandálicos, aprovechados, timadores, sectas religiosas… El propio Furuya comenta en el interesante epílogo que se ha dejado muchas cosas en el tintero para no liar demasiado la historia, pero que es de imaginar que la situación tras un terremoto de esta magnitud en una ciudad como Tokio puede llegar a ser realmente complicada.

Al final de cada tomo se presenta un artículo de un especialista en desastres que nos cuenta con más detalle lo que está ocurriendo y cómo salir airosos de situaciones de emergencia como las que se nos detalla en las páginas del manga. Jin rescata muchas veces a Nanako del peligro (aunque hay veces en las que es justo lo contrario), así que más o menos es de aquí de donde sale el título: 51 maneras de proteger a tu novia. Por cierto, al principio de la historia, Jin y Nanako no son precisamente novios, más bien todo lo contrario, pero el hecho de enfrentarse al peligro y de irse conociendo poco a poco hace que cada vez se acerquen más.

Así pues, este es un manga de desastres muy interesante, muy bien narrado, y que también, cómo no, se puede utilizar perfectamente como una especie de “manual de supervivencia” en casos de terremotos gracias a los útiles consejos que proporciona, primero dentro de la historia, luego en los artículos complementarios. No en vano, hace ya muchos años que los tokiotas están nerviosos por la posibilidad de que ocurra un devastador terremoto en Tokio o cercanías, como demuestran obras como esta misma, Tokyo Magnitude 8.0 o el remake del clásico cinematográfico Nihon Chinbotsu (El hundimiento de Japón). De hecho, en el artículo del primer tomo se dice que, dentro de los 30 próximos años (a contar desde 2006, claro), hay un 70% de probabilidades de que ocurra un gran terremoto en la zona de la capital japonesa, un 84% en el área de Tōkaidō (cercana al Fuji –podría provocar una erupción del volcán– y también a Tokio) y (¡ojo!), un 99% en la costa de la prefectura de Miyagi (terremoto que, como bien sabéis, ocurrió el 11 de marzo de 2011 y provocó un tsunami que se llevó por delante a más de 15.000 vidas). La verdad, da que pensar… ¡Qué miedo!

Lo mejor

  • Historia trepidante, muy bien narrada.
  • Presenta con crudeza y realismo la “fealdad” del ser humano y su psicología en momentos de estrés máximo colectivo.
  • Un dibujo que personalmente me gusta mucho.
  • Los artículos complementarios están muy bien.

Lo peor

  • Aunque es un manga de Usamaru Furuya, ciertamente es una anomalía en su producción.

RSS feed | Trackback URI

5 Comments »

2012-07-03 09:46:45

El manga me encantó y no pude parar de leerlo hasta que me lo terminé… eso sí, no tiene nada del Furuya fumado.

Supongo que en esos momentos se estaría desintoxicando o algo jajaja

 
Comment by Ounomachi
2012-07-03 23:39:13

Una lástima que Dolmen decidiera no editar este título. Puede que no sea el más representativo de Furuya, pero hubiera sido una ventana de introducción a la obra de este autor tan… er… especial. En fin, habrá que esperar un poco más (sentados, a ser posible) para ver algo suyo en España.

 
Comment by Hazo
2012-07-05 01:16:31

A mi lo que no termino de cuadrarme es que cada 200 paginas habian violaciones, y aunque es algo que puede suceder, basto con la primera vez que se mostró.

 
Comment by JJ
2012-07-08 14:53:04

Es una lastima que una vez licenciada no se haya editado en España. Me hubiera gustado compararla con uno de mis mangas de catastrofes preferidos, “Dragon Head” de Minetaro Mochizuki.

Salu2

 
Name (required)
E-mail (required - never shown publicly)
URI
Your Comment (smaller size | larger size)
You may use <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> in your comment.

Trackback responses to this post