El blog de Marc Bernabé

Estadísticas manga 2021

Ante todo, ¡feliz año nuevo! Ya tenemos aquí las –para mi sorpresa– esperadas por tanta gente Estadísticas Manga 2021, que no es ni más ni menos que la ampliación de un recuento que empecé a hacer en 2005 para mi tesina de máster en japonología. El tema de mi trabajo era la enseñanza del japonés a través del manga (lo que, en mi caso, es el método Japonés en viñetas): mi visión era que estaba subiendo una generación –yo mismo era un ejemplo– de personas que se interesaban por Japón y, por extensión, por el japonés, debido a la influencia del manga, el anime y el posteriormente llamado Japan Cool en general. Y que valía la pena desarrollar métodos de enseñanza más dinámicos y que aprovecharan este factor para conseguir que el estudio fuera más ameno, efectivo y, sobre todo, se consiguiera mantener la motivación durante el proceso de aprendizaje.

Mi profesora me dijo que muy bien todo, pero que para sentar las bases de mi trabajo necesitaba demostrar de alguna forma la correlación entre el auge de los estudios de japonés y ese supuesto auge del interés por el manga y el anime en Occidente. Así que por un lado tomé la evolución de los datos oficiales sobre aspirantes al JLPT y número de estudiantes de japonés en España y por el otro, a falta de datos oficiales y de estudios previos del tema, pensé que podía demostrar el auge del manga contando las novedades de cada año desde 2001 (primer año del que tenía datos en aquel entonces): si ambas gráficas subían –como fue efectivamente el caso–, tenía ahí un primer pilar para demostrar esa correlación.

El germen de las “Estadísticas manga” en mi tesina de máster de 2005.

La cuestión es que, desde entonces, empezaron a invitarme a hablar en charlas y conferencias sobre lo que es el fenómeno del manga, y este gráfico me fue útil para demostrar que el manga seguía en auge en España, así que cada año iba haciendo el recuento por mi cuenta. Hasta que, en 2008, decidí hacer una publicación en mi blog para que pudiera llegar a más gente. Y nada, hasta aquí: cada año, a principios de año, es tradición presentar unas cifras y un texto en el que pretendo radiografiar o analizar el estado del mercado del manga en España, a mi manera, con sesgo subjetivo. Este artículo no tiene ninguna pretensión académica ni se apoya en grandes verdades contrastadas. Me consta que bastante gente lo utiliza como referencia, por lo que representa cierta responsabilidad para mí, pero por favor tened en cuenta lo de siempre. Repito el mantra de cada año:

  • Estas estadísticas se basan en los únicos datos objetivos de los que disponemos, que son el número de novedades lanzadas al mercado.
  • En estas estadísticas solo contamos las novedades. No se cuentan relanzamientos a precio reducido ni segundas o terceras ediciones (reimpresiones), aunque sí reediciones en formato distinto al que aparecieron en su origen –kanzenban, bolsillo, tomo doble…– o con el mismo formato, pero nueva traducción y rotulación, a veces bajo un sello editorial diferente del que lo publicó en el primer momento.
  • Independientemente de que una novedad tenga una tirada de 500 o 20.000 ejemplares –dato que no podemos saber–, para nosotros será solo una novedad. Tampoco el número de páginas influye: cuenta igual un tomo de Jujutsu Kaisen de 190 páginas que las obras de la colección Tezuka, con 500-600 páginas cada una (es injusto, lo sabemos, pero de algún modo tenemos que hacer el recuento).
  • Definimos manga, por cierto, como “cómic realizado en Japón y destinado, originalmente, al público japonés”. Una definición cada vez más difuminada, ciertamente, pero en algún lado hay que marcar la línea.
  • No barajamos cifras de tiradas ni de ventas porque las editoriales no las facilitan. Por eso, aunque podamos llegar a una conclusión (p.e., el mercado del manga en España está en auge), esta conclusión solo se aplica al hecho de que sale una cantidad superior de novedades con respecto a los últimos dos o tres años. Si supiéramos otro tipo de cifras, la conclusión podría ser radicalmente distinta.
  • Estas son estadísticas realizadas de forma totalmente amateur, “por amor al arte”, como se dice, por lo que podría haber errores, nos podríamos haber dejado alguna obra por contabilizar, puede haber debate sobre si la obra X es “reimpresión” (por lo tanto no cuenta) o “reedición en otro formato” (por lo tanto sí cuenta), o incluso si cuenta como “manga”, etcétera. No os toméis esto como unas cifras absolutas y poseedoras de la verdad absoluta. Para lo que sí tienen que servir, y sirven, es para tener un retrato aproximado pero suficientemente fiable de cómo está el mercado.
  • Los compañeros de Guía del Cómic realizan también un recuento de novedades anual: “Un año de tebeos”. El suyo es general, no solo de manga, pero obviamente tienen desgloses sobre el cómic japonés. He podido acceder a sus recuentos internos (¡gracias!) y veréis, cuando lo publiquen, que las cifras serán diferentes, pero no mucho. Esto es debido a diferencias de criterio en cuanto al recuento, y cómo contar si una obra “entra” o no. Son cosas normales, ya que esto no es una ciencia exacta. Lo importante es que la “big picture” sea la misma, que lo es, para que se pueda comprobar que lo que se afirma aquí no es un “invent”.

Antes de empezar siempre recomiendo repasar lo dicho el año anterior para contrastar. Además, aquí tienes un índice con todas las realizadas desde el año 2008 para consultar el histórico.

Siempre es así, pero esta vez es aún más importante releer el texto del año pasado para intentar dar una explicación de lo que ha pasado y está pasando. Veréis que el año pasado, con la gran sorpresa de la pandemia y el confinamiento duro, hubo un buen susto, un gran parón y muchísima incertidumbre. De hecho, mi texto tenía un componente de incertidumbre muy grande. El confinamiento fue un golpe duro para la industria, un parón inesperado y radical. Pero después empezamos a ver colas en las librerías especializadas (que en un principio achacamos simplemente a las limitaciones de aforo) y, pese a que no se pudo celebrar el Manga Barcelona físicamente, parecía que la gente respondía y tenía ganas de seguir leyendo manga y disfrutando de nuestra afición, la mejor del mundo.

Colas para entrar en la librería Norma Cómics de Barcelona en abril de 2021

Mis preguntas hace un año eran más bien de tipo macroeconómico: ¿qué pasará si la gente –por quedarse en paro masivamente, ver sus sueldos reducidos, etc. (como en la crisis de 2008)–, deja de tener dinero para gastar en ocio? ¿Se mantendrá el mercado? Y apuntaba dos posibilidades: una recuperación en “V” que implicaba una vuelta relativamente rápida a las cifras anteriores, con lo cual el 2020 habría sido un ataque de “hipo” provocado por la pandemia… O el inicio de una crisis como la de 2008, en la que vimos un hundimiento del mercado de aproximadamente el 50%, que se prolongó a lo largo de cinco años para por fin recuperar el camino ascendente en 2015.

¿Y qué es lo que ha ocurrido este año? Ved el famoso gráfico de recuento de novedades manga a lo largo de estos últimos 20 (!!) años:

¿Quién habría podido imaginar algo así después de un 2020 tan convulso? ¿Y en un 2021 en el que el virus sigue entre nosotros, más que nunca si cabe (escribo este texto en pleno auge de la enorme sexta ola de contagios provocada por la variante ómicron)? Pues sí, este año se han roto todos los récords, hemos superado de largo las 1000 novedades (haciendo un cálculo tonto, ¡la media es de 86 tomos nuevos al mes!) y todo indica que el clima es muy bueno en el sector del manga. ¿Por qué digo que el clima es bueno? Bueno, algunos factores:

  • Haikyū!! (Planeta Cómic) se coloca en el número 1 en ventas de libros (en general) en la semana de su lanzamiento, superando a pesos pesados del sector novelístico y de ensayo. Un hito sin precedentes. Además, no es un caso aislado, porque varios mangas (hasta unos 20 en un momento dado) se sitúan en las listas de los 100 libros más vendidos en España. Parece que esto del manga ya ha dejado de ser una propuesta de nicho y ha pasado al mainstream. Alucino.
  • El crítico, experto y referente de galones más que contrastados Álvaro Pons nos da otra pista sobre el auge imparable del manga en este artículo del 22 de septiembre de 2021: “Sin datos conocidos, solo se puede trabajar con los que vienen de auditoras como Nielsen BookScan, ávidamente guardados por las editoriales que los manejan, pero de los que se van consiguiendo filtraciones bajo mano y que indican que las ventas de cómics en España están absolutamente dominadas por el manga, que podrían suponer más del 60% del mercado, seguido por los superhéroes y la novela gráfica”. ¡Boom!
  • Norma lanza Tokyo Revengers con una campaña impresionante y un display alucinante en su tienda (que este año se ha vuelto a ampliar, por cierto) de Barcelona.
  • Si bien la fiebre de Guardianes de la noche (Kimetsu no Yaiba) se empieza a difuminar tras el fin de la serie de manga, empiezan a subir fuerte otros títulos como Jujutsu Kaisen, Chainsawman, Kaiju n.8 (que se empezará a publicar en España en 2022) y hasta Jigokuraku con el anuncio de su anime. Es decir, hay claro relevo en lo que sería “el megahit del momento”, que es el que introduce a nuevos lectores que luego, claro (¡es que el manga mola mucho!) se quedan y amplían horizontes con otras obras.
Promoción de Kaiju n.8 en Francia. Mon dieu!
  • Los libreros especializados en cómic y manga con los que he hablado o que he visto hablar en directos, entrevistas y demás, cuentan que están muy contentos, que el manga se vende muy bien y que hay muy buen clima.
  • Semejante clima de optimismo percibo entre los representantes editoriales. Estos son, en general, más cautos, pero en general se les ve contentos e ilusionados con la marcha del mercado.
  • El último trimestre del año ha sido una LOCURA de anuncios de nuevas licencias, algunas de ellas de series con muchos tomos como Kingdom, Dragon Quest Dai, GTO, etc. Lo que hace pensar que, si 2021 ha acabado con tantísima licencia anunciada para 2022, entre lo que ya está en marcha y lo nuevo que va a salir (que se sepa de momento), la barra en el gráfico de 2022 pegará casi sin ninguna duda otro subidón.
  • No paran de anunciarse nuevos proyectos editoriales, que repasaremos más adelante en este artículo. Nuevas editoriales significa nuevas apuestas por títulos, autores, géneros y perspectivas. Algunas triunfarán, otras fracasarán, pero es importante y muy interesante que se hagan pruebas.
  • Pese a las restricciones, el Manga Barcelona vendió todas sus entradas en una sola tarde de locura. ¡Es que ni con un concierto de los Stones! El evento se desarrolló con relativa normalidad (dentro de las restricciones) y fue, de nuevo, una gran fiesta del sector. Debajo de las mascarillas, se respiraba alegría e ilusión en el ambiente.
  • Hay cantera. Por nuestra actividad en Espai Daruma realizando charlas, cursos y ciclos en bibliotecas y centros cívicos (cada vez hay más demanda, lo que denota el interés latente que hay), estamos en contacto directo con lectores de muchas edades. Y es significativo constatar que niños muy jóvenes (10-12 años) estén tan enganchados al manga: llegamos a contar que un 70%-80% de una clase de sexto de primaria eran lectores y fans de manga, cuando no hace tantos años habría habido dos o tres, que habrían sido “los raritos”. Estos niños están leyendo los hits del momento como los anteriormente mencionados así como My Hero Academia (un furor en ese sector de edad), pero también sempiternos como Dragon Ball, Naruto, One Piece… Esto hace ser muy optimista con respecto al futuro de nuestro sector. Por si fuera poco, macrocadenas de ropa como Bershka, Pull & Bear y otras tienen líneas de camisetas y sudaderas “frikis” en las que he visto material de Dragon Ball, One Piece, Junji Itō (!!), Card Captor Sakura, Evangelion, Bleach y Naruto. ¿Imaginabais algo así hace apenas dos o tres años? Yo no. Repito: hay cantera.
  • El boom no es exclusivo del mercado español. Se están viviendo fenómenos similares en otros mercados como el francés, el italiano, el estadounidense, el argentino o el mexicano, de los que yo tenga algún conocimiento. Es un boom global o, al menos, occidental.

¿Las causas de este auge? Pues cada uno esgrimirá unas y se dejará otras, pero yo, en mi visión puramente subjetiva, lo achaco a estas posibles causas:

  • Normalización de lo que es consumir producto de manga y anime. Si bien no hace tanto el que leía manga o veía anime era “el rarito”, ahora se ha normalizado y es un tipo de producto más que se consume de forma normal entre los adolescentes. Seguramente haya contribuido el hecho que esta generación es ya hija de gente que ha crecido viendo anime en la tele en los años noventa y cuyos padres no lo ven “raro” o “criticable”, o el menos no tanto como antes. Además, la casi constante presencia de películas de anime en las carteleras de cine (inimaginable no hace tanto) y la aceptación de películas como Belle en festivales internacionales tan prestigiosos y noticiables como el de Cannes es algo muy significativo también: el anime tampoco es ya cosa de “cuatro frikis”, sino que ya de forma general entre la crítica se considera, como es justo, que puede ser algo artístico, innovador, bonito y digno de 14 minutos de standing ovation.
  • El confinamiento y la limitación de la interacción social. Parece bastante claro que mucha gente se enganchó al anime durante el confinamiento gracias a su disponibilidad en las plataformas Netflix y Prime Video sobre todo. Como ya solía ocurrir en los años 90 y 2000, el anime es la verdadera puerta de entrada de nuevos fans. Un interés que se extiende al manga: descubres el anime y te alucina tanto que quieres leer el manga original y tenerlo en tus estanterías. A falta de otro tipo de ocio basado en la interacción social (fiestas, festivales, conciertos, discotecas, botellones, parques de atracciones…) la gente se ha volcado en un tipo de entretenimiento más individual y casero: de ahí el brutal subidón del videojuego, del sector audiovisual (del que forma parte el anime) y el sector del libro (del que forma parte, muy destacada ya, el manga).
  • Cierta moda, por qué no decirlo. Ahora está de moda seguir My Hero Academia, Ataque a los titanes, Kimetsu no yaiba, Haikyū!!, Tokyo Revengers…  Y si no estás “en la onda” de lo que mola en un círculo determinado de gente, te pierdes (véase sin ir más lejos el fenómeno de la serie coreana El juego del calamar, que si no la habías visto estabas totalmente perdido en las conversaciones). Esa tendencia social hace que mucha gente se quede enganchada al manga (joder, ¡es que mola, si ya lo venimos diciendo toda la vida los viejotakus!)
  • Mantenimiento de lectores. Parece que lo de dejar de leer manga al llegar a cierto punto en la vida del lector, que era hasta hace unos años lo habitual, ya no es tanto así. El que lee manga de toda la vida quiere seguir leyéndolo y de hecho consume bastante porque tiene más poder adquisitivo. Incluso vuelven al manga personas que lo habían dejado hace años. Las editoriales han visto que ahí ya tienen un sector importante de lectores más crecidos y maduros que desean otro tipo de producto, y se lo están ofreciendo. Esto contribuye a una mayor variedad de tipos de series y obras que se publican: el mercado del manga ya no depende básicamente del shōnen, sino que está mucho más compartimentado. Obviamente, el shōnen sigue siendo la principal vía de entrada y piedra fundacional, pero es una base sólida y fiable sobre la que se puede construir una “pirámide mangacional” muy bonita, con obras para todo tipo de gustos y públicos.
  • Revivals constantes de series. Series como Naruto, Bleach, por supuesto Dragon Ball, parecen incombustibles. One Piece suma lectores constantemente. Por si fuera poco, Prime Video pondrá en enero de 2022 Naruto, Kimetsu no Yaiba y Goblin Slayer. Yo veo ahí otro subidón en una serie que parecía olvidada y latente –hasta que se diera el inevitable revival– como Naruto, pero que en realidad parece que lo está petando bastante fuerte entre los adolescentes (!!) ¿Y ese anuncio el 31 de diciembre de 2021, cuando estábamos ya casi tragando las uvas, de un nuevo anime de Urusei Yatsura/Lamu/Lum? ¡Boooom!

Pasemos, como siempre, a analizar los dos gráficos siguientes, que son la repartición del “pastel” del manga por editoriales y el número de lanzamientos por editorial y año desde 2008.

Seguimos viendo la pugna clásica por el primer puesto entre las “big three” en cuestión de lanzamientos de novedades: estas tres editoriales siempre parecen andar más o menos a la par y superándose unas a otras según el año. Estas big three son, por orden de cantidad de novedades en este año, Planeta, Norma e Ivrea.

  • Planeta Cómic sigue ocupando ese primer puesto que ya recuperó en 2020 y, con 236, se acerca decididamente a batir el récord de más lanzamientos por una sola editorial en un año que ostenta la difunta Glénat desde 2008, con 244. De hecho, técnicamente ya lo ha batido porque en nuestro recuento no hemos tenido en cuenta la reedición de Dragon Ball Ultimate. A pesar de contar con nueva traducción y rotulación, no cuenta como novedad por la propia editorial porque ya hacía un tiempo que iban reponiendo los tomos agotados de la antigua versión con los de la nueva. Si se hiciera este recuento, tendríamos que sumar 34 tomos en español y otros 34 en catalán, con lo que se superarían los 300 (!!). Tampoco contamos la reimpresión de los 10 números de Asa el ejecutor (no nos consta que haya habido cambios con respecto a traducción ni rotulación ni formato con respecto a la anterior vez que se publicó en 2006). Pero sí hemos contado el cofre de KochiKame no como 1 sino como 10 (en realidad son 10 tomos de 400 páginas, equivalentes a 20, pero contaremos 10). Nos parecía demasiado injusto contar una colección de 4000 páginas como 1 sola novedad, poniéndola al mismo nivel que tomos estándar de 200 páginas. Aunque se vendan en un cofre indivisible son, de hecho, 10 tomos.
    Tampoco estamos contando productos derivados como databooks o light novels, de los que Planeta publica una cantidad considerable que haría aumentar todavía más estas cifras. Ni tampoco la aplaudida iniciativa de “mangañol” Planeta Manga ni sus tomos recopilatorios, porque ya decíamos al principio que algunas fronteras teníamos que poner y una de ellas la situábamos en la definición de lo que es, para realizar nuestras cuentas, el “cómic japonés”. Así que la cifra “real” de material que podría ser considerado manga y que publica Planeta podría ser bastante superior a la cifra que ofrecemos que, repetimos, están basadas en nuestros propios criterios, que pueden ser discutibles.
    Otro inciso importante: siempre decimos que no tenemos datos de ventas y por lo tanto no podemos saber el peso real de cada editorial. Porque una cosa es la cantidad de material diferente que publicas y otra muy distinta las ventas globales. Yo siempre decía, en análisis anteriores, que Planeta podía (o no) ser líder en cuestión de número de novedades, pero que probablemente en ventas sí lo sería por el mero hecho de tener en su catálogo supeventas tan gigantes como My Hero Academia, One Piece, Dragon Ball, Naruto y otras. Pues bien, este año tenemos la declaración del propio editor jefe de Planeta Cómic (minuto 25 en esta entrevista) de que, según sus afirmaciones y sus propios cálculos, uno de cada dos mangas vendidos en España llevarían el sello de esta editorial, lo que le daría efectivamente el 50% del peso del mercado real, una cifra muy superior a este 22,85% que ocupa en cuestión de lanzamientos.
  • Norma sigue también muy lanzada y de hecho ha batido también su propio récord de novedades en un solo año. Sigue manteniendo su línea de tener un ojo excelente para conseguir licencias que “lo petan” como Ataque a los titanes, Kimetsu no Yaiba, Chainsaw man, Jujutsu Kaisen o Tokyo Revengers, y de tener en cartera potenciales hits futuros (dependiendo del eventual éxito o no de hipotéticas futuras versiones anime) como Mashle o Jigokuraku, entre muchas otras series muy variadas, sobre todo de tipo shōnen. Nada que añadir a lo comentado en años anteriores: es una línea muy coherente y su andadura va a la par con la evolución del mercado, y además su estrategia de marketing y de relación con el lector y con el fandom en general es excelente, con buena actividad en redes, tanto en Twitter e Instagram como con directos en Twitch en los que los editores están en contacto directo con sus lectores.
  • Parecido comentario puedo hacer de Ivrea: siguen en su línea de combinar hits del shōnen con obras más destinadas al otaku de pro. De nuevo, buena gestión y línea de novedades. Si bien hasta el año pasado siempre estaban muy a la par con Norma y Planeta, este año están un poquito más abajo (aunque también es verdad que están lanzando novedades de 300-400 páginas, por encima del tomo estándar de 200). Ivrea sigue también con las sorpresas de las recuperaciones de obras como Yū Yū Hakusho, Shaman King, GTO, 3×3 Ojos y demás, que a los veteranos nos pueden parecer decisiones extrañas pero es cierto que son obras míticas y que sin duda se ha demostrado que tienen un hueco en el mercado.
    Para mí, no obstante, la mayor sorpresa de Ivrea ha sido la anunciada licencia de Kingdom, un manga que es cierto que es un megahit en Japón pero que era muy complicado ver licenciado: una obra de intrigas y estrategia ambientada en un escenario tan enrevesado para el lector occidental como la antigua China que además, ¡es larguísima! Cuenta ya con más de 60 volúmenes en Japón. ¿Será una locura destinada al fracaso? ¿O tal vez será un puñetero acierto como el de JoJo’s Bizarre Adventure, con el que casi todos veíamos un potencial suicidio empresarial pero ha resultado ser un exitazo? Ya veremos. A estas alturas, ya no me extrañaría nada. Sea como sea, la licencia de Kingdom revela que los editores de Ivrea ven el mercado lo suficientemente maduro y crecido como para que una serie como esta tenga buena acogida. Otra pista más.

Pasemos ahora a las medianas, que son tres… ¿O son cuatro? Milky Way, ECC, Panini y… ¿Arechi? A por ellas.

  • De Milky Way poco puedo añadir tampoco a lo visto en años anteriores. Un ojo excelente para seleccionar las obras, una coherencia editorial que la gente ya tiene interiorizada desde el principio (si tiene “sello Milky”, ya sabes qué tipo de obra es y es difícil que te defraude), una calidad de edición impecable, la iniciativa “manga de medianoche” que ya es un clásico, y una excelente gestión de redes.
  • ECC ha sido una sorpresa para mí. La verdad es que no esperaba que este año hubiera sacado tantas novedades, porque en los últimos dos años, desde fuera, se podía percibir cierto desgaste. Efectivamente, desde el pico de 2008 su ritmo había bajado bastante, pero en este 2021 han pisado el acelerador y han dado un tirón muy fuerte a muchas series que tenían relativamente paradas o con un ritmo de publicación muy irregular. Dorohedoro, Qué difícil es el amor para un otaku, La tierra de las gemas, Perfect World, etc. son series con las que ECC ha pisado el acelerador y con las que se ha colocado de nuevo muy cerca de Milky Way, superando de nuevo a Panini con bastante diferencia.
  • En cuanto a Panini, para mí sigue siendo una editorial que tiene un muy buen fondo de catálogo y está realizando lanzamientos muy interesantes, aparte de estar recuperando en edición ómnibus (2 en 1) mangas como Bleach, 666 Satan y demás, pero que parecen pasar más desapercibidos que los de otras editoriales porque llegan al mercado, como quien dice, “por sorpresa”. No hay grandes anuncios, no hay demasiada publicidad (si descontamos lo que se realiza en la excelente y meritoria revista Otaku Bunka, de vocación generalista y neutral pero, al fin y al cabo, de su propio sello editorial) y la actividad de cara al fan es muy escasa. Desearía que desde Panini se hiciera un esfuerzo mayor en dar a conocer las obras que publica, ya que personalmente soy muy fan de muchas de ellas y hay algunas que me da rabia que, aparentemente, pasen desapercibidas, dejadas prácticamente a la suerte de que el potencial lector las vea en su librería de confianza, decida hojearlas y darles una oportunidad.
  • Arechi… OMG. Sujétame el cubata. Vamos a ver, el año pasado Arechi era una editorial minúscula que apenas había debutado con 3 novedades. Es cierto que es el sello manga de la editorial Yermo, muy potente en el sector del cómic francobelga, pero no dejaba de ser una nueva apuesta editorial que era una incógnita. A finales de 2020 ya dio señales de que se iría bastante arriba, no en vano había anunciado la publicación mensual de dos seriazas como City Hunter y F. Compo, lo que hacía prever que sus cifras para 2021 ya la situarían, como mínimo, como “la más grande de las pequeñas”. Pero ciertamente esas previsiones se han quedado cortas y Arechi se ha situado, en su segundo año de vida en el mercado, como “la más pequeña de las medianas”, a mucha distancia de la “más grande de las pequeñas”. Y parece que esta tendencia va a seguir al alza, ya que Arechi ha anunciado muchos más lanzamientos de cara a 2022, entre los que está mi queridísima Ashita no Joe. Por fin. Uau. Respect.
    De Arechi también puedo decir que ya tiene a un público entregadísimo, que ha conseguido hacerse un hueco, un nicho, combinando ediciones de material clásico con obras nuevas muy interesantes y apostando decididamente por el shōjo. Mala noticia, por cierto, que según un directo realizado por la propia editorial el 30 de diciembre, parece que el shōjo clásico no acaba de despegar. Esperemos que este llamamiento dé frutos, porque para una editorial que apuesta por un material tan interesante sería una pena dejar pasar esta oportunidad por una cuestión de prejuicios. Leed shōjo clásico, por favor. Al menos dadle una oportunidad.

Ahora por ahora, las tres grandes editoriales publican casi el 60% del manga que se comercializa en España, lo que sumado a las cuatro medianas, arroja que entre siete editoriales se comen el 89,6% del pastel. Son cifras casi iguales a las del año pasado, aunque la notable diferencia es que tenemos a Arechi ahí arriba, es decir, un “comensal” más.

Finalmente, demos un repaso a las demás editoriales que también publican manga pero cantidades menores. Espero ser un poco más escueto porque ya veo que esto se me está yendo mucho de madre, pero creo que vale la pena hacer un análisis más pormenorizado que otras veces. Este año hemos contado un total de 25 editoriales que han publicado material que se puede considerar manga, es un récord absoluto. El segundo récord histórico estaba en 20, ¡son 5 editoriales más! Y encima siguen apareciendo anuncios de nuevas apuestas, como Moondust Ediciones -que ya han empezado a publicar, pero todavía en 2021 con material que “no cuenta” para estas Estadísticas- y el renacer/refundación de MangaLine España, que me vengan a la mente ahora mismo. ¡Qué locura! Solo 1 de las que aparecían en las estadísticas de 2020 no aparece en esta ocasión: la editorial Quaterni, especializada en literatura japonesa y que alguna vez ha lanzado tangencialmente alguna obra considerable como manga. No sorprende, por tanto, esta ausencia.

  • Arechi ha adelantado a Ediciones Babylon como un F1 y se ha ido tan arriba que ha pasado a contar como “editorial mediana”, lo que ha permitido que Babylon siga ocupando su puesto de “más grande de las pequeñas”, con una nada desdeñable cifra de 18 novedades, un poquito más que el año pasado, en una trayectoria ascendente.
  • Ooso se sitúa, con 12 novedades, en el siguiente puesto. Es un poco “trampa” porque todos sus lanzamientos cuentan doble porque se publican tanto en español como en catalán, así que técnicamente estaríamos hablando de 6. Shōnen clásico de aventuras y superhéroes es su sello, un nicho de mercado muy meritorio.
  • Tomodomo parecía haber perdido fuelle en los últimos años y se la veía como “desganada”, pero este año está volviendo con 10 novedades. Esperemos que se siga consolidando un catálogo que personalmente me resulta muy interesante.
  • Fandogamia, con 8 novedades manga, también parece haber encontrado cierta estabilidad. La visibilidad de la editorial en redes y eventos hace mucho para dar a conocer la actividad de la gran F, que apuesta por obras que se van de los cánones, muy interesantes. Además, ideológicamente están de sobra comprometidos, como muestra la valiente y económicamente desastrosa (pero muy coherente) decisión de retirar de la venta los tomos de ¡Cuéntame, Galko-chan! después de conocerse la noticia de la detención de su autor por posesión de material pedófilo prohibido. Uau. Respect.
  • Satori sigue con su línea que podríamos definir como “delicatesen manga”. 6 novedades en 2021 que hacen las delicias del otaku sibarita. Criterio, buen hacer y “sello Satori de calidad”. No hace falta decir mucho más.
  • Editorial Hidra, un nuevo contendiente en la escena manga, ha sacado 6 novedades este año. Estamos hablando de una editorial con experiencia en el campo de la literatura y ocio juvenil, por lo que potencialmente estamos ante una editorial cuyos números pueden aumentar bastante en el futuro. Vamos a ver. De momento, pese a que la comunicación con el lector tiene margen de mejora, la selección de obras y la calidad de edición son muy buenas.
  • A Kitsune ya la vimos debutar el año pasado con 7 novedades y este año ha sacado 6, y no estamos contando el primer tomo de ¿Qué le pasa a la secretaria Kim? por no ser técnicamente manga sino manhwa (más abajo comentaremos más sobre este tema). Sigue en su línea, parecida a la de Hidra.
  • Odaiba, nueva aparición, propuesta editorial de los responsables de los eventos Japan Weekend, con 6 novedades, parece haber encontrado un nicho en la edición de material BL y TL (teens love). Obras con regusto picante que, sin llegar a ser pornográficas, tienen alta carga erótica. Y yo digo, ¿por qué no? Vamos a ver qué tal, parece que están contentos.
  • La Cúpula vuelve al manga con 6 novedades. La editorial más veterana en esto de publicar manga (recordemos que ya en los ochenta publicó alguna que otra obra) va apareciendo y desapareciendo. Este año le contamos los 3 tomos de La casa de los herejes que, técnicamente, tal vez deberían contabilizarse como “reedición” y no como novedad, pero es que hacía tantos años que estaban descatalogados que creo que merecen contar. Gengoro Tagame y Hideshi Hino power. Muy de nicho, pero ahí están.
  • Kodai apareció en 2019 y este año ha sacado 5 interesantes novedades. Son bastante de nicho y ahí siguen, buscando (y encontrando) su hueco. Muy buena comunicación con el lector.
  • Sekai, otra de las nuevas, aparece con 5 novedades, todas ellas tomos de Give my regards to Black Jack, un manga que ya fue editado en el pasado por Glénat y cuya licencia es totalmente libre. Veremos qué nos ofrecen en el futuro.
  • Ponent Mon es otra de las veteranas que casi siempre están ahí. 4 novedades, en su línea.
  • Nowevolution, con 4 novedades, es otra de estas que hace años que están ahí sin hacer mucho ruido pero que van haciendo.
  • Fujur, también con 4 novedades, va creciendo poco a poco, sobre todo en el nicho del BL. Buen hacer y buen nombre entre sus lectores. Muy meritorio.
  • Gallo Nero sigue ahí, con 2 novedades, publicando mangas muy, digamos, gafotaku, de los que hacen las delicias de la crítica y casi siempre aparecen en las listas de “lo mejor de” de los críticos: excelente contenido que comercialmente es más bien complicado. Eso sí, muy meritorio y necesario.
  • Héroes de Papel reaparece con 2 novedades manga después de haber publicado 1 en 2019. Vamos a ver qué tal. Pinta bien.
  • ShockDom, una editorial italiana con un trasfondo muy interesante, ha publicado 2 novedades que podríamos considerar manga. No se ve una apuesta clara por el cómic japonés en esta editorial, de hecho las dos novedades que ha sacado son más bien de tipo artístico y de autor, y las consideramos manga básicamente por ser obras japonesas. Veremos qué tal.
  • Y por último, otro clásico: Astiberri, una editorial de cómics muy prestigiosa, saca de vez en cuanto algún tomo de autores japoneses dentro de su excelente línea de publicación. Se nota que el manga no es su prioridad, ni falta que hace. Ellos sacan lo que consideran que puede ser interesante para su propio público, y este año ha sido 1 novedad solamente: La Cantina de Medianoche vol 4. A su ritmo.

Sigamos el análisis hablando sobre demografías. Intentaré no extenderme demasiado. El shōnen, como decía, sigue siendo la base de toda la escena manga: en el shōnen se apoya y descansa nuestro mercado, como generador de megahits e introductor de nuevos lectores. El shōjo parece haber despegado un poco, gracias a la labor de editoriales como Arechi, aunque sigue bastante parado. En cuanto al seinen, cada vez más y mejor, no nos podemos quejar. De josei se saca poquita cosa (sería un sector aún por explotar, veremos qué pasa en el futuro), pero sí es cierto que géneros considerados más de nicho, como el BL o incluso el yuri y hasta el TL, sí están despegando. Lo del BL es muy destacable porque se publica bastante variedad, en una línea claramente ascendente, y de muy diversa consideración, desde cosas muy soft hasta material más subido de tono.

En cuestión de clásicos, la cosa sigue mejorando. Es cierto que es un nicho difícil, pero oye, se van sacando cosas y parece que, dentro de lo que es el mercado, van funcionando. La colección Tezuka de Planeta es un puntazo, un sueño hecho realidad que sigue y sigue, sin hacer demasiado ruido pero ahí, sigue y sigue. Olé. Y, para mí, Ashita no Joe, por fin. Por fin. Menudo clasicazo. Lo vamos a gozar. La nota triste: ese anuncio que decía Arechi sobre que el shōjo clásico no acaba de afianzarse. Vamos, vamos. No fotem.

El manga educativo sigue en general muerto, sigo esperando que alguna editorial se fije en este nicho de mercado, vamos a ver. Sé que es difícil, pero me gustaría imaginar un futuro en el que niños y adultos podamos aprender sobre diversos temas leyendo manga.

En cuanto al ámbito digital, para mi sorpresa sigue ahí paradito con la excepción del experimento inminente de MangaLine Online, que ya veremos. Pese al confinamiento y las restricciones y a que hay un clima aparentemente favorable para el afianzamiento definitivo del manga en formato digital, no acaba de haber grandes movimientos y podría calcar lo que dije el año pasado. No sé. Es cierto que la gente compra en físico y esto es fantástico. Supongo que el público occidental sigue siendo más “coleccionista” que puramente “lector”: nos gusta tener nuestros tomos en las estanterías. Veremos, aunque es sorprendente que no haya movimientos puesto que en Japón ya hace años (desde 2017) que las cifras de mercado del manga digital han superado a las del manga físico.

He aquí las cifras del mercado japonés, como vemos batiendo un récord vigente desde 1995 (!!!), lo que demuestra que el manga está más vivo que nunca. La barra negra son las revistas, la gris clara los tomos en físico y la gris oscura son los tomos digitales. ¿Veis cómo el digital ya es claramente dominador en Japón?

Bien, ya vamos finalizando el extenso análisis del mercado manga, ufff, qué tostón, ¿verdad? Gracias por leer hasta aquí, espero que os esté resultando interesante todo lo que estoy volcando aquí a vuelapluma. Finalizaré con algunas cuestiones de futuro.

  • ¿Estamos ante una burbuja del manga similar a la de 2008? No lo parece, visto que, como decía más arriba, tenemos un mercado afianzado y encima “hay cantera”. Es cierto que algunas iniciativas fracasarán y otras triunfarán, pero el clima parece bastante propicio a no ser que algún factor externo (¿una crisis económica?) pueda afectar a la capacidad adquisitiva de la gente. Por otro lado, los bonos y ayudas a la cultura destinados los jóvenes ofrecen un potencial brutal para nuestro sector a corto y medio plazo.
  • ¿Qué pasa con la crisis del papel? Cuando todo parece ir tan bien, resulta que se anuncia que hay escasez de materias primas como parte de las consecuencias de la pandemia y la alteración mundial de la logística. Puede que haya un frenazo por culpa del tema del papel, y también un posible incremento de precios por este mismo motivo, además del aumento del IPC. De hecho, Panini ya ha implementado un incremento de precios bastante notorio. No sé cómo irá pero me temo que habrá incrementos inevitables. Planeta Cómic es la única editorial que ha manifestado públicamente que sus precios se mantendrán para todo 2022.
  • 2022 va a ser un año que marcará un antes y un después en el manga en catalán. Ya se han anunciado series como Dr. Slump (¡por fin!) y My Hero Academia (¡uau!) y, aparte de la iniciativa de Ooso desde su primerísimo día y la publicación constante de material de la franquicia Dragon Ball, probablemente habrá más.
  • Está habiendo un revival del manwha coreano. Ya hace unos 15 años hubo un intento considerable de traer cómic coreano, pero no fue muy bien y desapareció. Ahora obras como Solo Leveling, Tower of God y ¿Qué le pasa a la secretaria Kim? están abriendo de nuevo la veda gracias al boom del webtoon, y editoriales de nueva hornada como Moondust apuestan no solo por el cómic coreano sino también por el chino. Interesante. Este año no hemos contado estas obras en el recuento (han sido 10, lo que llevaría nuestra suma total a 1044 novedades), pero seguramente de cara al año que viene tendremos que hacer un gráfico específico para este tipo de obras asiáticas no japonesas porque parece que van a venir bastantes. Es fantástico que haya tantas propuestas diferentes, en la variedad está el gusto.

Y hasta aquí llega esta extensísima edición de las “Estadísticas Manga”. Espero que os haya gustado. Como siempre, quiero agradecer la labor del incombustible Listado Manga en la pormenorización de los lanzamientos y a la labor de Toni Ramírez, que me ayuda cada año con la tarea de realizar los recuentos y sin cuya ayuda tardaría el doble o más en realizar este trabajo. ¡Viva el manga!

Addenda a 12 de enero:

Se han conocido recientemente datos nuevos acerca de otros mercados. MangaChat publica en su blog un desglose de las novedades manga francesas y su recuento es de 2044 novedades, ¡el doble que en España! Un crecimiento también brutal. He aquí un gráfico de cosecha propia recopilando sus datos más los de Mangaverse entre 2002 y 2012. Faltan los datos de 2013 y 2014 porque nadie los recopiló, pero seguramente estarían sobre los 1750-1800, lo que indicaría un mercado bastante más asentado y con menos sobresaltos que el español.

El twittero DonBlack ha hecho un recuento sobre las novedades 2021 en Latinoamérica y aquí tenemos los resultados. También muy interesante. (Pongo el twit original, pero también me tomo la libertad de subir las imágenes por mi cuenta por si alguna vez falla Twitter o desaparece el twit o se borra la cuenta o tantas otras cosas que pueden suceder).

Last but not least, Pro Shojo Spain realizó también un recuento, en este caso de novedades manga de demografía femenina, con un interesante gráfico de la evolución de este sector concreto de nuestro mercado, que evoluciona de forma bastante paralela al bloque general.

RSS feed | Trackback URI

3 Comments »

Comment by Luciano
2022-01-02 19:26:13

Muy buena nota, muy interesante y esperanzadora para el mercado y para estos tiempos de incertidumbre sanitaria, social, económica, etc. Felicitaciones por este crecimiento durante los últimos años y sigamos así! Saludos desde Argentina.

 
Comment by Abel
2022-01-11 15:31:05

Ya es para mí una tradición leer esta interesantísima entrada a principio de año. Se nota que está hecha por personas que saben de lo que hablan y que aman este medio.
Aprovecho para felicitar a Marc por el trabajo que hace como traductor de manga. Espectacular.
Saludos

 
Name (required)
E-mail (required - never shown publicly)
URI
Your Comment (smaller size | larger size)
You may use <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> in your comment.

Trackback responses to this post