El blog de Marc Bernabé

Estadísticas manga 2017

Un año más os presentamos las estadísticas manga, ya toda una tradición, que nos sirven para tomarle el pulso al mercado de cómic japonés de España. Como ya viene siendo habitual, por desgracia, lo primero es una disculpa por tener el blog parado durante tanto tiempo. La verdad es que mis circunstancias actuales no me permiten disponer de demasiado tiempo para leer y mucho menos escribir para el blog, y no parece que esto vaya a cambiar en un futuro próximo. Sin embargo, suplo esto con la actividad en redes sociales, sobre todo en Twitter pero también en Instagram y Facebook. Si me seguís en cualquiera de ellas, pero sobre todo en Twitter, estaréis al tanto de mis lecturas y peripecias varias. En cualquier caso, aprovecho la ocasión para anunciaros que estoy empezando a trabajar en un nuevo libro que me hace mucha ilusión y del que espero poder deciros más en los próximos meses.

Antes de empezar, como siempre, recomiendo repasar lo dicho el año anterior para contrastar. Además, aquí tenéis un índice con todas las realizadas desde el año 2008 para consultar el histórico.

Y, también como es habitual, toca hacer un corta y pega explicativo, para que nadie se lleve a engaño sobre lo que son y, sobre todo, lo que “no” son estas estadísticas. Solo contamos las novedades (no se cuentan relanzamientos a precio reducido ni segundas o terceras ediciones, aunque sí reediciones en formato distinto al que aparecieron en su origen –kanzenban, bolsillo, tomo doble…– o con el mismo formato pero nueva traducción y rotulación). Independientemente de que una novedad tenga una tirada de 500 o 20.000 ejemplares –dato que no podemos saber–, para nosotros será solo una novedad. Tampoco el número de páginas influye: cuenta igual un tomo de Naruto de 190 páginas como la reedición en dos tomos en cofre de Nausicaä, de unas 1100 páginas en total (es injusto, lo sabemos, pero de algún modo tenemos que hacer el recuento). Definimos manga, por cierto, como “cómic realizado en Japón y destinado, originalmente, al público japonés”.

No barajamos cifras de tiradas ni de ventas simplemente porque las editoriales no las facilitan. Por eso, aunque podamos llegar a una conclusión (p.e., el mercado del manga en España está en auge), esta conclusión solo se aplica al hecho de que sale una cantidad superior de novedades con respecto a los últimos dos o tres años. Si supiéramos otro tipo de cifras, la conclusión podría ser radicalmente distinta (ejemplo: aunque el mercado parece estar en auge, lo cierto es que estamos en declive porque la tirada media o el promedio de las cifras de ventas son muy menores y por lo tanto arrojan menos beneficios a las editoriales. O al contrario, que efectivamente está en auge. Pero esto no lo podemos saber.)

Finalmente, recordar que estas son unas estadísticas realizadas de forma totalmente amateur, “por amor al arte”, como se dice, por lo que podría haber errores, nos podríamos haber dejado alguna obra por contabilizar, puede haber debate sobre si la obra X es “reimpresión” (por lo tanto no cuenta) o “reedición en otro formato” (por lo tanto sí cuenta), etcétera. No quiero que os toméis esto como unas cifras absolutas y poseedoras de la verdad absoluta. Para lo que sí tienen que servir, y sirven, es para tener un retrato de cómo está el mercado.

Vamos allá con la cifra de tomos de manga editados en el año 2017:

Esta para mí es la gran sorpresa. Yo esperaba, sinceramente, unas cifras muy parecidas a las del año pasado, sin demasiada variación, y me he encontrado con que se ha batido el récord absoluto histórico de edición de manga en España, vigente desde 2007, con 793 novedades. De nuevo, la primera pregunta que viene a la cabeza es: ¿estamos ante una nueva burbuja manga? A esta pregunta intentaré responder más adelante desde mi punto de vista, de momento la dejo aquí. Eso sí, viendo solamente el gráfico, está claro que la época de crisis está más que superada y estamos inmersos en un carrusel ascendente bastante mareante.

Bueno, ahora veamos cómo queda repartido el “pastel” del manga por editoriales.

 

Veamos también el gráfico de la evolución de número de lanzamientos por editorial y año desde 2008.

En este gráfico se ve claramente que la editorial que ha conseguido el primer puesto lo ha hecho disparando su producción año tras año durante los últimos 5 años y batiendo su propio récord histórico de material publicado, de 2009 nada menos. Planeta Cómic es sin duda la editorial más importante de manga en nuestro país por el simple hecho de que posee los derechos de la tríada más superventas: Dragon Ball, One Piece y Naruto. Y, curiosamente, desde 2008, cuando empezamos a confeccionar este gráfico, solo una vez había ocupado la primera posición también en cuestión de número de lanzamientos, y por un estrechísimo margen (175 de la extinta Glénat/EDT vs. 177 de Planeta en ese año). Dicha primera posición se ha obtenido no solo por editar novedades, sino también por realizar nuevas ediciones de mangas que ya en su momento vieron la luz en nuestro país, sea por esta misma editorial o rescatada de entre los títulos descatalogados de otras. Más tarde hablaré sobre estas nuevas ediciones. En cuanto a Ivrea y Norma, las otras dos de “las tres grandes”, han relajado un poquito el pie que tenían puesto en el acelerador y han visto unos ligeros descensos, en absoluto preocupantes. Lo que está muy claro es que seguimos teniendo tres editoriales muy potentes, que sacan al mercado una cantidad muy similar de novedades y la posición que ocupen en cada año no tiene tampoco demasiada relevancia. Este año es Planeta, los dos años anteriores fue Norma y entre 2013 y 2015 fue Ivrea.

Lo que sí cambia, y mucho, es que si bien tradicionalmente teníamos tres grandes grupos de editoriales, las “tres grandes”, “dos medianas + Panini” y “el resto”, el hueco entre los dos primeros grupos se ha reducido considerablemente debido al auge impresionante que siguen teniendo las editoriales ECC y Milky Way, que debutaron en 2014 y se han consolidado ya como auténticos pesos pesados, con cifras cada vez más cercanas a las tres de cabeza. Actualmente, las tres grandes editan el 62,5% de todo el manga que se comercializa en el estado español, un bajón considerable con respecto al 70,1% del año pasado o las cifras superiores al 80% de años anteriores. Algo que, personalmente, me parece un dato muy sano ya que fomenta la competencia y evita grandes monopolios.

Voy a realizar otro “corta y pega” para recordar algo que considero esencial y no quiero que se olvide en ningún momento: lo que estamos barajando aquí es el “número de tomos nuevos de manga editados”. No conocemos tiradas ni ventas. Probablemente, de conocer otros datos tendríamos que, solo por la influencia de Dragon Ball, que se intuye que es un megasuperventas, la hegemonía de Planeta sería bastante mayor. No obstante, Norma e Ivrea probablemente van muy bien también, debido a fenómenos como Pokémon y Yo-kai Watch por parte de la primera y One Punch-man por parte de la segunda. En general, las tres editoriales que van en cabeza tienen un catálogo muy coherente y un público que ya sabe qué esperar de ellas. Planeta aprovecha el tirón de los grandes shōnen y se atreve con clásicos y seinen de gran calidad, además de relanzar, en nuevas ediciones, obras que se consideran de culto y realizar una gran apuesta por el shōjo durante este año; Norma sigue con su excelente ojo a la hora de realizar licencias y además este año ha conseguido por fin la licencia de una obra de culto como Akira, en su versión original en blanco y negro, que estamos seguros de que le reportará beneficios muy dignos de verse y muy estables durante muchos años; e Ivrea apunta a su público tradicional (de gustos “otaku” y también público femenino) además de expandirse con apuestas más comerciales como la mencionada One Punch-man, dando el pelotazo con la arriesgadísima, pero a la postre, muy exitosa, JoJo’s Bizarre Adventure y recuperando, totalmente por sorpresa, la obra Gunnm, conocida también con el título de Alita Ángel de Combate.

Ya hemos comentado lo del segundo grupo, cada vez más cerca del grupo en cabeza. ECC y Milky Way siguen apostando fuerte por el crecimiento. Milky Way tiene una línea editorial muy clara, con algunas apuestas que pueden percibirse como arriesgadas pero que contribuyen a ampliar la variedad de cómic japonés que se edita en el estado español y un público extremadamente fiel que ya solo por el hecho de que una obra aparezca bajo el sello de dicha editorial le da un voto de confianza y una oportunidad. Su gran labor en redes sociales y su cercanía al público, además de su servicio de venta directa y el ya tradicional “manga de medianoche” (apertura de los pedidos en la web el día del lanzamiento a las 00:00) han conseguido que esta editorial se haya ganado el cariño de un público que le es muy fiel. En cuando a ECC, su línea manga parece estar centrada en la búsqueda de autores rompedores, contemporáneos o más clásicos, y la explotación incesante de las vetas “Junji Itō” y “Kazuo Koike”, que parecen estar funcionándoles muy bien, sobre todo la primera.

Finalmente, en este grupo encontramos a Panini, que habitualmente llegaba en una posición bastante más rezagada en cuanto a número de lanzamientos (entre 20 y 25 al año) pero que este año se ha disparado muchísimo, llegando a los 60 tomos publicados. El año pasado decíamos de Panini que “sigue siendo coherente y realiza una cantidad de lanzamientos manga muy estable a lo largo de los años, lo cual no debería sorprendernos ya a estas alturas: un descenso haría saltar las alarmas, mientras que un ascenso significaría que la editorial ha decidido potenciar su línea manga. La estabilidad ya conocida significa, a priori, que la editorial que publica Marvel en España ya está satisfecha con su presencia en el mercado del manga y que simplemente quiere seguir ahí, con títulos seleccionados y sin embarcarse en grandes aventuras”. Pues bien, el ascenso de este año en Panini no viene dado tanto por un incremento en el número de nuevas licencias sino en una nueva política de reediciones de mangas que ya salieron hace años y que se ha estimado, por su parte, que pueden tener una nueva vida: estamos hablando de obras como Berserk (cuarta vez que se edita en España, ya que pasó por los catálogos de Planeta, MangaLine y Glénat/EDT), Blame!, Biomega y Ultra Maniac.

Ya después de estas seis editoriales, a considerable distancia, vienen las pequeñas, de entre las que siguen destacando, al igual que el año pasado, tres, que son “las grandes entre las pequeñas”: Tomodomo (18 novedades, por 12 del año pasado), Ponent Mon (14 novedades, por 8 del año pasado) y La Otra H (10 novedades, por 11 del año pasado). Destacamos aquí la consolidación de la “resurrección” de Ponent Mon que ya comentamos en 2016, y que ya ha anunciado interesantísimas novedades de cara a 2018, y el crecimiento sostenido de Tomodomo. Este año contabilizamos un total de 16 editoriales que han sacado al menos un título de manga, dos menos que el año pasado.

La única que se estrena es Órbita, mientras que en este año no han editado ningún título de cómic japonés las editoriales Minchō Press, Autsaider ni DeBolsillo. Como vemos, Fandogamia ha sacado 5 tomos (por 1 del año pasado), Astiberri 3 (una más), Yowu 3 (por 1 del año pasado), Letrablanka 1 (por 2 del año pasado) y Gallo Nero y Quaterni se mantienen en 1.

Para concluir, pasemos al análisis final:

Este año me es complicado realizar este análisis en los mismos términos, tan optimistas, que el pasado. Si recordáis, el año pasado estaba hablando de que tenemos una escena manga muy sana, en la que se edita de todo, de comercial a alternativo, de infantil a adulto, etcétera. Que creía que pese al auge de la edición de manga, estábamos ante una escena muy consolidada, con público de todo tipo que ya es conocedor de lo que puede encontrar o no en el mercado, y de lo que puede esperar o no de ciertas obras.
Antes de recibir el recuento de novedades de este año, que como hace ya unos años realiza Toni Ramírez y al cual se lo agradezco en el alma, esperaba, y así había expresado en redes sociales, que las cifras de este año resultaran más o menos parecidas a las del año pasado. Para nada me esperaba una crecida tan grande, de más de 100 novedades (de 686 a 793). A toro pasado, puedo ver ahora que este auge ha sido provocado sobre todo por la crecida de las editoriales ECC y Milky Way y por el fenómeno de las recuperaciones de obras que en su momento ya habían sido publicadas.

Me explico: muchas veces, mis sensaciones sobre el mercado provienen de mi trabajo en el día a día en la agencia de traducción Daruma Serveis Lingüístics, que trabaja con las editoriales Planeta Cómic, Norma, Milky Way y Panini, entre otras, y puedo decir que nuestra actividad traductora en cuestión de manga este año ha sido un poco inferior a la del año pasado. De ahí que tuviera esta sensación de estabilidad. Lo que se me había escapado es que, si bien es cierto que hemos traducido un poco menos de material nuevo, hemos cedido muchísimo material ya traducido anteriormente por nosotros, como Berserk, Biomega, Blame!, 20th Century Boys, La Espada del Inmortal, Card Captor Sakura, etc. Y el año que viene, solo por las anunciadas reediciones de obras de Tezuka como Black Jack, Astroboy, La nueva isla del tesoro y otras, aparte de que van a salir el grueso de los tomos de 20th Century Boys, La Espada del Inmortal y Card Captor Sakura, este número de reediciones posiblemente incluso aumentará.

No puedo dejar de tener cierta preocupación, esta vez sí, por la posibilidad de que estemos ante una nueva burbuja manga similar a la vivida entre 2005 y 2009. Hay motivos para pensar que no, y ya los expresé el año pasado: la incorporación del público infantil al manga con obras como Pokémon, Yo-kai Watch o Super Mario; la consolidación del manga alternativo que cada vez está teniendo más aceptación entre un público tradicionalmente “alérgico” al cómic japonés; el mantenimiento de la “base lectora” shōnen, alimentada continuamente por los bombazos del momento como Tokyo Ghoul, One-punch man o My Hero Academia; y ese público tan fiel, durante tantos años, que sigue consumiendo manga habiendo empezado a leerlo en los años 90 o ya en el “segundo boom” de a partir de 2001 y que ya no demanda tanto shōnen sino que pide un producto más acorde con su edad, es decir, obras seinen. Por no decir el público que consume manga shōjo y que este año ha vivido un gran año gracias a la ambiciosa apuesta de la editorial Planeta por este tipo de obras. No tengo datos sobre si esta apuesta ha salido bien o no, y es pronto para decirlo: vamos a ver cómo son las próximas licencias de esta editorial; si el shōjo sigue teniendo un papel prominente entonces es que ha salido bien la apuesta. De lo contrario, lo más probable es que la edición de shōjo manga vuelva a limitarse considerablemente. Yo, por si acaso, mantengo los dedos cruzados.

De nuevo, mi reivindicación anual por el manga clásico. No voy a quejarme demasiado después de la fortísima apuesta de Planeta por recuperar obras esenciales de Osamu Tezuka, ni por la continuada edición por parte de ECC de obras de Kazuo Koike o su reciente descubrimiento de uno de mis autores más queridos, Kazuo Kamimura, ni tampoco por la aparición de un par de obras de mi admiradísimo Yoshiharu Tsuge… Pero sí que es cierto que sigue habiendo un déficit de clásicos más “populares”, menos “de nicho”. Me refiero a obras de autores como Shōtarō Ishinomori, Fujiko Fujio, Leiji Matsumoto, Tetsuya Chiba o incluso Sanpei Shirato (por Tezuka, ¿¿¿qué demonios pasa que nadie se atreve con La leyenda de Kamui???) Seguramente nuestro mercado todavía no está preparado para este tipo de propuestas, como parece evidenciar la indiferencia con la que se recibió a una obra maestra como Relatos de Sabu e Ichi, que pese a ser un clásico creo que sí estaría dentro de estos clásicos “de nicho” a los que me refería antes.

Sigue, eso sí, como destacaba el año pasado, la apuesta por editar productos relacionados con el manga y el anime como novelas ligeras, databoks, anime comics y demás productos paralelos. En Daruma no paramos de recibir encargos de este tipo, muy complicados de gestionar por la enorme carga de trabajo que suponen. Evidentemente, al ser productos tan costosos de traducir y, como los databooks, de rotular, su coste de producción es muy superior al del manga, de lo que deduzco que si las editoriales siguen licenciando e invirtiendo en ellos es porque les salen a cuenta. Y si les salen a cuenta es porque hay suficiente público que los adquiere, lo cual, de nuevo, es una gran noticia y una señal de que nuestro mercado está muy bien asentado. No parece que estemos ante el “gigante de pies de barro” de los años locos de la burbuja. Ahora tenemos igualmente a un gigante, de nuevo, pero tengo la sensación de que se apoya en un terreno muy firme, muy estable y consolidado. Espero no equivocarme y que esto siga evolucionando en la dirección correcta durante muchos más años.

Un año más termino (y hago corta-pega por enésima vez…) con la mención al e-manga, que todavía está por llegar (y llegamos así un montón de años). Analizando las apps disponibles en Japón y el notabilísimo crecimiento del uso del manga electrónico en dicho país, creo que el futuro puede ser bastante excitante en este sentido, pero un año más esto no se ha acabado de trasladar a Occidente, donde apenas existen opciones para comprar manga electrónico oficial en Estados Unidos, Francia y también España, todos los casos a precios ilógicos, con lo que es difícil que realmente se asiente. Vamos a ver cuándo y cómo se produce el gran cambio y en qué afecta este al mercado.

¿Qué te ha parecido la edición de este año de las Estadísticas Manga? ¿Crees que estamos ante una burbuja o no? ¿Cómo ves la evolución del mercado manga? ¿Seguirá creciendo, se estabilizará, volverá a bajar? Te invito a compartir tus impresiones tanto en los comentarios de este mismo post como en las redes sociales, sobre todo en los comentarios y “replies” de las respectivas entradas en Twitter y Facebook.

De nuevo, este año hemos realizado el recuento basándonos sobre todo en las listas de Listado Manga. Mis agradecimientos por su encomiable labor, así como a Toni Ramírez por su gran ayuda con los recuentos.

RSS feed | Trackback URI

14 Comments »

Comment by chusetto
2017-12-27 12:05:22

Yo te voy a comentar más o menos lo mismo que el año pasado, Marc: La burbuja me aterra.
Me parece genial que haya tanta variedad de manga editado en España, pero en mi caso y en el de varios amigos míos que somos compradores habituales, es un poco estresante.
Que sí, que siempre está lo de “lo importante es que esté editado”, “ya lo comprarás en un futuro”, etc. Pero seamos realistas, las cosas no son así, y cuando llevas al día 15 series, por poner un ejemplo, y algunas de ellas empiezan a salir mensualmente, incluso dos o tres tomos durante un mismo mes, no puedes abarcarlo todo (el dinero no es infinito). Y vas dejando de lado tal y cual serie, y cuando te das cuenta, llevas 10 tomos de retraso, y eso es un losa muy grande cuando no paran de salir más y más series que quieres hacerte.
Al final he tomado la decisión firme de no empezar ninguna serie abierta que lleve más de 20 tomos. Si está cerrada y el número total no se aleja mucho de esa cifra, se puede barajar, y siempre hay alguna excepción a la regla, como Dorohedoro en mi caso.
Para acabar, comentar que me gusta que ECC saque tantas cosas, pero a veces creo que las saca con el pinto, pinto, gorgorito. Parece que por el mero hecho de tener DC a sus espaldas puedan sacar lo que les de la gana, al ritmo que quieran. Lo próximo será anunciar una serie random de 30 tomos y sacarlos todos en dos meses. Me parece que quieren tener el catálogo de Planeta YA cuando no llevan ni tres años publicando manga.
En fin, perdón por los lloros y el llorazo. Un currazo genial, como siempre 😉

 
Comment by cartillero
2017-12-27 13:08:58

Pero ECC publica series la mayoría cortas y cerradas, con algunas excepciones como las excelentes INSPECTOR KUROKOCHI y RAINBOW. Además que no creo que licencien al tuntún, sinó que hacen mucho énfasis en el manga alternativo, como intentando cubrir el hueco de la línea seinen de Glénat/EDT.

Como lector, me alegra la situación de abundantes series y la calidad de la mayoría de ellas.

 
Comment by Bikooo2
2017-12-27 13:44:18

Yo personalmente creo que si hay burbuja pero que todavía puede crecer algo más antes de explotar, y no se por que creo que las que pueden salir mejor paradas si explota son las pequeñas con ECC a la cabeza por lo dicho series cortas y cuyas editoriales tienen compradores fieles como Miky Way.
En el resto coincido casi al 100% con lo suscrito por @chusetto de que los que nos hacemos muchas series después para ponernos al día es un suplicio

 
Comment by Naruedyoh
2017-12-27 13:59:02

Creo que hay una segunda burbuja. Los jóvenes que vivimos el segundo boom de 2001-2008 están empezando a tener curros estables, pero la cantidad de novedades es muy superior y con una situación económica como poco discutible. Es posible que esos jóvenes hayan decidido no tener muchos planes de futuro como familia y demás, pero serán los que menos, aún así yo creo que estamos en una burbuja atendiendo al número de novedades sin mirar cifras de ventas.

 
Comment by malvi
2017-12-27 13:59:57

En mi caso resulta mucho más complicado seguir muchas licencias a la vez, ya que debo importar todo el manga o comprarlo a las tiendas que lo traen desde España, pero aun así por lo menos acá en Chile he visto que en estos últimos 10 años se ha fortalecido la compra de manga, espero que esto siga así.
Al igual que tú me gustaría ver un poco más de mangas clásicos aunque fuesen 2 series por año, pero comprendo que las editoriales prefieren no arriesgarse demasiado con autores un tanto más antiguos, aún sueño con que editen Golgo 13 completa.
Esperemos que el mercado siga así de sano que más temprano que tarde llegaran las licencias clásicas, saludos Marc desde Valparaíso Chile.

 
Comment by Miya
2017-12-27 22:27:16

No has hecho mención alguna al BL… y no creo que Planeta haya arriesgado con el shôjo, las obras que ha traído son de autoras que ya había publicado años atrás (Wataru Yoshizumi, Ai Yazawa y Yoko Kamio…), en cambio, si que pienso que MW ha arriesgado muchísimo más en esta demografía, sobretodo en BL, que tan bien les está funcionando. (E Ivrea quería traer las autoras de Love Stage en el Salón, como para no hacer mención alguna al genero). Por no hablar de las licencias de Norma de cara al 2018, que si que han arriesgado muchísimo y espero de verdad que los nuevos shôjos que publique, les funcionen tan bien como “El monstruo de al lado”.

 
Comment by Pau
2017-12-28 12:42:14

Hasta yo he comprado manga este año, sobre todo para mis hijos jajaja

 
Comment by Joaquin
2017-12-28 13:42:47

Hola Marc. Quería saber cual es tu impresión acerca del boom que ha tenido My Hero Academia en España. Por lo que he oído continuamente, ha sido el shonen de mayor éxito de ventas en España en 2017, y el anime aunque no está licenciado, tiene enganchada a mucha gente.

 
Comment by Isseides
2018-01-01 14:35:32

Sí lo de ECC es bastante kamikaze porque licenciaron también un montón de obras en el salón del manga, y muchas de ellas “nadie las había pedido”. Me parece que su estrategia ahora mismo es sacar todo lo que puedan para ganarse la confianza de las editoriales japonesas y acceder lo más rápido a posible a licencias que usualmente sólo Norma o Planeta pueden permitirse. El problema es que en vez de sacar buenos productos a buen precio, están sacando un poco de todo a precios imposibles y están perdiendo la simpatía de sus compradores más fieles.

 
Comment by Cavalcante
2018-01-04 19:53:20

No es una crítica ni nada, pero me gustaría saber por qué en estas estadísticas nunca aparece la editorial Astiberri, que publica entre otras cosas las obras de Shigeru Mizuki (este año han publicado varios tomos de Kitaro).

 
Name (required)
E-mail (required - never shown publicly)
URI
Your Comment (smaller size | larger size)
You may use <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> in your comment.

Trackback responses to this post