El blog de Marc Bernabé

Kingyo-ya koshoten suitôchô (El libro de cuentas de la librería de viejo Kingyo-ya)

  • Título: 金魚屋古書店出納帳 -Kingyo-ya koshoten suitôchô- (El libro de cuentas de la librería de viejo Kingyo-ya) / 金魚屋古書店 -Kingyo-ya koshoten- (La librería de viejo Kingyo-ya)
  • Autor: Seimu Yoshizaki
  • Editorial: Shônen Gahôsha / Shôgakukan
  • Revista: Young King Ours Zôkan Our Girls / Young King Ours Zôkan Ours + / Ikki
  • Años publicación: 2000-2002 / 2004-?
  • Clasificación: Seinen
  • Tomos: 2 (completa) + 6 (en curso)


Todos los que escribimos artículos introductorios sobre manga, sea de forma amateur o profesional, acabamos siempre recurriendo a la famosa frase de que “existe manga para todas las edades y estratos sociales, así como para gente de todas las profesiones”. Incluso acabamos diciendo (y me incluyo) la famosa frasecita de que “incluso hay manga para amas de casa”. Bueno, pues resulta que es verdad.
Ya he comentado alguna vez lo de mi afición por recorrer librerías de viejo japonesas, principalmente las que están especializadas en manga. También sé que hay pocos japoneses que tengan esta misma afición; es decir, existir existen, pero las dimensiones y extensión en páginas y tomos de los manga son inversamente proporcionales al espacio que el japonés medio tiene disponible para almacenarlos. Es decir, que muchísimos japoneses consumen manga pero no lo coleccionan porque simplemente no tienen espacio para guardarlo. Lo que hacen es principalmente venderlo a grandes cadenas de tiendas de manga de segunda mano (tipo Book-Off o Furuhon Ichiba), que acaban funcionando como una especie de bibliotecas de pago (empieza uno comprando un manga nuevo, lo vende a la librería, viene otro que lo compra, luego lo vuelve a vender, etc.) Aparte, están las librerías de segunda mano más pequeñitas, que acaban haciendo la misma función, pero a una escala mucho más modesta. Por último, existen unas pocas librerías de viejo especializadas en manga antiguo de verdad, que son las que tienen esas joyas que a mí me fascinan.
Por la cantidad tan reducida de librerías de manga de coleccionista que hay, así como la cara de pasmo en plan “joder, no pensaba que fueras tan friki” que me ponen los japoneses a los que les digo que colecciono este tipo de obras, deduzco que hay poquísima gente con mi misma afición. Pues bien, como reza el tópico del “existe un manga para cualquiera”, ahora puedo decir que, pese a que puede resultar increíble, existe un manga para : se trata de este Kingyo-ya koshoten suitôchô. Ojo, porque no tiene pérdida: la tienda Kingyo-ya (tienda del pez de colores) es una librería de viejo situada en una zona residencial, lejos del bullicio, y está especializada en manga antiguo, en verdaderas joyas de coleccionista. Tiene un stock increíble, con una especie de mazmorra interminable repleta de manga hasta donde alcanza la vista (esto es muy ci-fi, pero se lo perdonaré, hala).
Una página de muestra, con interesante nota al margen explicativa incluida. Aquí se habla de Roppu-kun (1965), de Tezuka, y de una obra llamada Dori-chan ikka (1953), de Shôsuke Kurakane, de la cual no existen reimpresiones.


Alrededor de la Kingyo-ya pulula una serie de personajes, ya que la historia se estructura en historias autoconclusivas cada una diferente, de gente que busca un manga en concreto por un motivo en concreto. Por ejemplo, una de ellas habla sobre un chico que empieza a leer Touch porque su vecino, al mudarse, le regala una bolsa con 25 tomos de esta serie. El chico se lleva el primer tomo al instituto y, justamente, a la chica que le gusta le llama la atención que esté leyendo Touch y le pide que le vaya prestando un tomo al día. Lo que pasa es que Touch tiene 26 tomos en su versión original, su vecino sólo le ha dado hasta el 25, y en las librerías de libros nuevos ya no tienen esa edición (tienen la de bolsillo o la wide-ban). Al cabo de 25 días, el chico se entera de que la chica tiene que irse a otra ciudad (toma dramón). Finalmente, consigue ese tomo 26 y último en la librería Kingyo-ya y se lo da en el último momento, cuando ella ya está dentro del tren y él tiene que correr por el andén para dárselo a través de la ventana (topicazo, sí, ya lo sé, pero funciona, snifff ^_^).
Otra historia: un chico y una chica que se dedican a ganarse unas perras con el “sedori”, el arte de comprar a precios irrisorios ciertas obras en tiendas de segunda mano no especializadas y revenderlas a otras tiendas especializadas, como la Kingyo-ya, a un precio mayor (no tenía ni idea de que existiera gente que se dedicara a eso). El chico y la chica acaban enfrentándose en una especie de “a ver quién puede más”; son el terror de las librerías de viejo.

Otra historia nos narra la relación de un hombre con su padre, coleccionista de todos los tomos de Golgo 13 en su primerísima edición. Se ve que Golgo 13 se edita primero en la revista Big Comic; al cabo de un año, se lanza un tomo llamado “Golgo 13 Series Bessatsu“, parecido a una revista; al cabo de otro año, ese material vuelve a editarse, en tamaño un poco más pequeño, en la colección “Big Comic Zôkan Golgo 13“; y, finalmente, al cabo de otro año, sale el tomo normal, que será el que se irá reeditando al largo de los años. Pues bien, el padre del personaje, con el que tiene una relación muy complicada, posee toda la colección de Bessatsu de Golgo 13 menos uno. El protagonista acaba descubriendo el porqué de esa falta en la colección: fue el tomo que salió a la venta cuando él nació y su padre no pudo ir a comprarla porque estuvo con él y su madre en el hospital, al complicarse el parto.

La gracia de este manga está en que, como veis, usa obras reales de manga como hilo conductor de las diferentes historias, lo que permite que aprendamos al mismo tiempo que disfrutamos de las varias historias. Además, el autor nos deleita con notas al margen explicando más datos sobre las obras de las que habla. Muchas veces, los manga que hacen de hilo conductor son bastante desconocidos, sobre todo en Occidente (pero me encanta, porque aprendo muchísimo y salen datos como cuál es el manga más antiguo -con viñetas y bocadillos- y cosas así*), pero otras veces se apoya en manga de sobras conocido como Touch, Ginga Tetsudô 999 o Golgo 13.
*Es Otogi Shô-chan no bôken, de Tôfûjin (1923-1926)
Descubrí este manga por casualidad, en una tienda de manga nuevo. Fue como si me llamara, porque aún no sé por qué -supongo que por la hilera larguísima de 9 kanji del título-, el lomo me llamó la atención. Al sacarlo de la estantería, vi la faja publicitaria que ponía algo así como “el manga para los frikis del manga”, lo ojeé y, al ver de qué iba, inmediatamente decidí comprarlo. De hecho, compré los dos tomos disponibles, lo que pasa es que hay otra colección que de momento lleva 6 tomos y todavía no la tengo…
Me explico: la serie tuvo un mal inicio, ya que empezó a publicarse en una revista de la editorial Shônen Gahôsha. La revista quebró y la serie pasó a otra revista… que también quebró. Así, Kingyo-ya se quedó en sólo dos tomos. Unos años más tarde, la editorial Shôgakukan decidió recuperar la idea y darle a su autor Seimu Yoshizaki la posibilidad de continuarla en la revista Ikki, especializada en manga alternativo. En la revista, el título de la serie fue abreviado (quedándose sólo en Kingyo-ya koshoten -La librería de viejo Kingyo-ya-, perdiendo la parte “Suitôchô”) y, a día de hoy, lleva seis tomos publicados y sigue en curso. Y ya que estaban, los de Shôgakukan decidieron republicar esos dos primeros tomos, que son los que yo acabé consiguiendo.
Ya cuento los días que faltan para mi próximo viaje a Japón para hacerme con los seis tomos de la nueva serie. ¡Es que es “mi” serie! Por cierto, ¿habéis encontrado vosotros “vuestra” serie?

RSS feed | Trackback URI

18 Comments »

Comment by Kyo_Coke Subscribed to comments via email
2008-01-27 21:13:00

Parece muy interesante el manga O_O, además me parece muy original la idea de un manga de historias cuyo conector es una librería de viejo).
Felicidades por encontrar “tu” serie Marc ^^, creo que es algo bastante dificil xD. Muy buen blog, por cierto.

 
Comment by Rafalet Subscribed to comments via email
2008-01-27 22:56:00

Síp. Honey & Clover. ^^

Amo los manga “cotidianos”.

 
Comment by Jesús Subscribed to comments via email
2008-01-27 23:56:00

Iba a decir Mushiking, pero no me gustan las pokemonadas entomológicas. XXDDD

Hablamos de manga desde el punto de vista del entretenimiento, pero también se puede utilizar como medio para la divulgación científica, sobre todo entre el público joven. Por ejemplo, de Detective Conan hay una serie titulada “Conan Comic Study Series” que tiene tomos dedicados a la historia japonesa, a la la geología, a los dinosaurios, a los insectos y al medio ambiente. Y de Kochikame hay tomos dedicados a la astronomía, entomología, paleontología y el cuerpo humano.

 
Comment by Gabriel Subscribed to comments via email
2008-01-28 00:31:00

Cada día me sorprendo más con esto del manga. Es que en verdad uno nunca sabe con lo que se va a encontrar.
Todavía no encuentro “mi” serie, pero espero hacerlo pronto.
¡Felicitaciones por tu hallazgo!

 
Comment by Julio Lleonart i Crespo Subscribed to comments via email
2008-01-28 01:07:00

Sipes, El Almanaque de mi Padre… con una salvedad, mi padre está vivo pero hubo un tiempo en el que estuvimos muy distanciados y redescubrir ese amor fraternal es una de las cosas más importantes que he hecho en mi vida sin tener que esperar a que fuese demasiado tarde.

 
Comment by Geachan Subscribed to comments via email
2008-01-28 11:39:00

Wuahh!! No me extraña que esta sea “tu serie”, hay que aprender tanto de historia del manga leyendo éste *__* ¡No me extraña que tengas ganas de ir a Japón a por más! Una pregunta/suggerencia, cuando hayas vuelto de Japón, ¿no podrías colgar alguna foto de las librerías de las que hablas en tu blog? Es que tengo mucha curiosidad,deben ser el paraiso para un otaku. Igualmente gracias por tu maravilloso blog.

 
Comment by Marc Subscribed to comments via email
2008-01-28 13:05:00

Gracias kyo_koke, rafalet, gabriel, y todos por vuestros comentarios, de veras. Por razones profesionales no es procedente que yo comente en vuestros respectivos blogs, así que es un placer y un privilegio que tengáis el detalle de comentar en el mío.
Jesús, probablemente existen mangas de entomólogos, astronomos, trekkies, titanicofílicos (u otra de tus muchas aficiones ^_^) por ahí, lo has investigado alguna vez? Yo una vez vi uno sobre un urólogo (!), así que seguro que los hay de cualquier cosa. ^_^
Julio, considérate afortunado por lo de tu padre, yo no tuve la misma suerte y guardo un sabor amargo respecto a eso.
Geachan, en general en las tiendas fruncen un poco el ceño cuando sacas fotos del interior, pero puedo intentarlo la próxima vez, que será en marzo (ya falta menos!).

 
Comment by milinagi Subscribed to comments via email
2008-01-28 16:58:00

Suena muy curioso ^^, lo de que cada historia tenga conexion con alguna serie real (imagino que seran clasicos alli) lo vuelve muy interesante, claro que para leerlo bien y disfrutarlo se deben tener unos conocimientos de manga altillos :S, si no imagino que se pierden detalles

 
Comment by Marc Subscribed to comments via email
2008-01-28 18:47:00

milinagi, no te creas, el autor procura que el lector no se pierda en ningún momento, es muy claro narrando y además pone notas al margen para ayudar a situarse. En ningún caso hay que ser un gran experto en manga, aunque claro, si te interesa un pimiento el manga clásico (de todos los géneros), entonces esta obra te va a parecer un soberano peñazo. Todas las historias giran en torno a una o más obras de manga, pero no son más que excusas para desarrollar argumentos de aventura, romance, relaciones familiares, humor, etc.

 
Comment by JinRoh Subscribed to comments via email
2008-01-29 13:33:00

a mi me das rabia marc!!!
que suerte tienes de poder leer tranquilamente en japones y poder pillar todo esto sin preocupaciones

con lo que me gusta a mi todo esto también XD
yo también seria uno de estos que colecciona sin remedio XD

mi manga… la verdad es que no lo se, diria que todavía no lo he encontrado… XD

 
Comment by zeros Subscribed to comments via email
2008-01-29 16:54:00

Esta serie es como una especie de “indice” de series underground XD mi manga… puf es que es dificil, deberia ser un manga que se comporte como yo o un manga que sea lo que yo querria ser? o_O_O_o en lo referente a que se comporte como yo… no es que haya mucha variedad en españa XD

 
Comment by Iris Subscribed to comments via email
2008-01-29 21:03:00

Felicidades por haber encontrado tu manga. Parece muy interesante, aunque tendré que esperar a tener suficiente nivel de japonés para probar a leerlo…

Yo aún no he encontrado “mi” manga, pero me imagino que sería alguno que hablara de una bibliotecaria o algo del estilo… ¿Conoces alguno así? :P

 
Comment by Julio Lleonart i Crespo Subscribed to comments via email
2008-01-30 12:36:00

Dios, acabo de enterarme que está obra es prácticamente inlicenciable por temas de derechos y lios entre las propias editoriales japonesas… Con lo bien que pintaba. Una lástima

 
Comment by Marc Subscribed to comments via email
2008-01-30 12:57:00

Vaya, Julio, no fastidies… Es por el tema de que la obra pasó de Shônen Gahôsha a Shôgakukan o por lo de que se usan nombres e imágenes (redibujadas) de mangas reales y existentes? Si fuera lo segundo, realmente la cosa estaría mala.
Iris, no sé si existe algún manga sobre bibliotecarios, pero no me extrañaría. En cualquier caso, este mismo “Kingyo-ya” podría servirte, puesto que el propietario de la tienda y su nieta que hace de dependiente, así como otros personajes que trabajan en la tienda, tienen una función similar a la de un bibliotecario, encontrando las obras que les piden sus clientes y recomendándolas otras que puedan gustarles.

 
Comment by Julio Lleonart i Crespo Subscribed to comments via email
2008-01-30 13:26:00

Ambas dos Marc, aunque sobre todo la segunda parte que comentas. Te pego literalmente la respuesta que me han dado “Unfortunately, but both titles complicated about the relation of rights among several copyright owners.Therefore, Shogakukan can not handle and grant to any foreign language edition. Sorry.” Es decir, que para poder licenciarla hay que tener el permiso por escrito de todas y cada una de las obras/editoriales/autores que ahí se mencionan…

Así que dos piedras. estos dos títulos sólo podrás disfrutarlos tu que sabes japo XD

 
Comment by Marc Subscribed to comments via email
2008-01-30 13:30:00

Joder, qué manera de complicarse la vida…

 
Comment by Battosai Subscribed to comments via email
2008-02-04 15:51:00

Enhorabuena por haber encontrado “tu” manga que, por cierto, tiene muy buena pinta. Una lástima tremenda que por lo visto no vayamos a poder verlo por aquí.

Por cierto, aun no he descubierto “mi” manga. Mis preferidos son Maison Ikkoku, El lobo solitario y su cachorro y Black Jack, pero ninguno de ellos me hace sentir lo que a ti este. Supongo que tarde o temprano, aunque pasen años, lo encontraré ^^

 
Name (required)
E-mail (required - never shown publicly)
URI
Subscribe to comments via email
Your Comment (smaller size | larger size)
You may use <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> in your comment.

Trackback responses to this post